sec-corbata

Condenaron duro a dos hermanos por el homicidio de un chico

Tres jueces sentenciaron a 18 y a 11 años de cárcel respectivamente a dos hermanos jóvenes que el año pasado ejecutaron a sangre fría a un adolescente en Juan Canals al 2600

Un tribunal oral condenó este viernes a dos jóvenes hermanos a 18 y a 11 años de prisión, respectivamente, por el asesinato a sangre fría de un adolescente vecino y el intento de homicidio contra la madre del chico, en un hecho ocurrido en febrero del año pasado, en una humilde vivienda del barrio Itatí.

Los jueces Roxana Bernardelli, Juan Carlos Curto y Hernán Postma condenaron por unanimidad a los hermanos Claudio e Iván Martínez al encontrarlos co autores del homicidio agravado de Mauro Martínez, ocurrido el 20 de febrero de 2014, en el domicilio de la víctima, en Juan Canals al 2600, en zona sur. A Claudio, el mayor de los hermanos, de 34 años, el tribunal lo condenó a 18 años de prisión accesorias legales y costas por los delitos de homicidio agravado por el uso de arma de fuego en concurso real con el delito de abuso de armas. Además, los jueces sopesaron que éste ya era reincidente en el delito y contaba con una condena anterior en curso de 8 años y 3 meses de cárcel. Había sido sentenciado en 2011, por lo que no se informó cómo es que Claudio Martínez estaba en libertad el año pasado, cuando cometió el crimen de Mauro. Por ese detalle, le unificaron ambas sentencias a una pena de 23 años de reclusión.

Al hermano del primero, Iván Jesús, de 26 años, los jueces le impusieron los mismos cargos y lo condenaron a 11 años de prisión.

El asesinato ocurrió el 20 de febrero de 2014, a las 14.30 en una precaria vivienda de Canals al 2600, donde Mauro Joel Martínez, de 16 años, vivía con su novia, madre y hermanos. Hasta allí llegaron los hermanos Martínez a bordo de una moto que conducía el mayor, Claudio, apodado Quico. Traían un chaleco antibalas cada uno. Sin mediar muchas palabras, los hermanos enfrentaron a cuatro personas que estaban en la puerta y uno de ellos sacó un arma y derribó al adolescente. Enseguida, lo remataron con otros tres balazos a quemarropa. 

La mamá del chico, Verónica, se arrojó sobre su hijo con tardía intención de protegerlo, y eso le valió que uno de los pistoleros le acertara un balazo en el rostro. El proyectil le quedó alojado en la columna vertebral. Fue operada y sobrevivió. 

No había secretos en ese entonces en el barrio, y varios fueron a buscar más tarde a los autores del crimen de Mauro. No tuvieron que caminar más que una cuadra, porque los hermanos Martínez viven en Canals al 2500. Un grupo soltó una andanada de disparos contra la casa de los asesinos y en ese ataque pereció una vecina ajena a los hechos, Laura Reynoso, de 54 años. 

Los Martínez no estaban en su casa cuando fueron a buscarlos, y con más razón aún se ausentaron para no volver. A Iván Jesús la policía lo capturó meses después en la ciudad de Victoria, Entre Ríos. Su hermano Claudio había caído preso pocos días después del crimen. 

Iván Jesús Martínez estuvo imputado, además, en el asesinato de la niña Melanie Navarro, de 5 años, a fines de enero de 2014 en la villa Fuerte Apache, al quedar en medio de un tiroteo.

Los hermanos Martínez escucharon la sentencia este viernes en la sala de audiencias adonde se libró el juicio oral y público, y retornaron a su lugar de detención, la Unidad Penitenciaria Nº 11, en la localidad de Piñero.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo