sec-corbata

Concejales buscan soluciones con carreros y animalistas

Debate en el Palacio Vasallo sobre el programa Andando, que prevé que no haya más caballos en la calle

En medio de la incertidumbre por el destino de los carreros de la ciudad de Rosario con la implementación de un programa para que dejen de trabajar con caballos, este miércoles a las 16 se reunirán para debatir una salida a su disconformidad.

Sucede que desde fines de febrero en que se anunció el plan Andando, carreros, organizaciones animalistas y ambientalistas reclaman que no fueron escuchados por la Municipalidad en la implementación del programa. Según las organizaciones, la Municipalidad “no contempló instancias previas de discusión y debate con los sectores involucrados”.

Esta situación llevó a que en varias oportunidades los carreros realizaran cortes de calles y avenidas, pidiendo que no les quitaran los caballos, porque consideran que “el municipio quiere hacer negocio con los caballos”.

La reunión fue convocado por el concejal Zamarini y la Plataforma Animalista Rosario (PAR) tiene por objeto “buscar una salida a la falta de comunicación desde el municipio hacia los recolectores informales”, ya que no queda claro el destino de los caballos ni qué actividad o transporte los reemplazará.

Desde la ONG Taller Ecologista adujeron que “los recuperadores informales son el actor principal en el reciclaje de los residuos, y a la vez el eslabón más débil, por lo que deberían ser los principales aliados en la implementación de una política eficaz, jerarquizando la separación en origen y acercándola a los ciudadanos”.

“Un tema olvidado por muchos años por los distintos gobiernos locales, pero que miles de familias viven a diario, y muchos equinos sufren también las consecuencias, realizando extensas jornadas de trabajo”, apuntaron desde la Plataforma Animalista Rosario.

Los principales puntos en conflicto con el programa Andando anunciado por el municipio son:

• Falta de convocatoria a partes interesadas (carreros, organizaciones animalistas)

• Reemplazo de tracción a sangre animal por tracción a sangre humana.

• Censo desactualizado e incompleto: se sostiene que hay menos de 1.500 carros y la estimación actual es de más de 3.000

• Disparidad entre la capacidad de carga y rendimiento entre los medios alternativos y el carro tirado a caballo

• Falta de información sobre el destino y trato hacia los animales

• Persecución a los trabajadores

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo