sec-corbata

Códigos rotos, la versión para explicar el final de Jair

En barrio Municipal recuerdan que el chico asesinado que encontraron en el río se había metido en problemas con otros jóvenes habituados a dirimir diferencias con suma violencia. Un amorío con la mujer equivocada sería el detonante del crimen

Detrás del crimen de Jair Arzuaga se investiga una posible enemistad surgida dentro del mismo grupo de jóvenes al cual pertenecía este chico de 18 años en barrio Municipal, según contaron quienes lo conocieron a Rosarioplus.com.

El domingo a la tarde uniformados de Prefectura Naval encontraron un cuerpo flotando en el río. Según el Ministerio Público de la Acusación era un muchacho de entre 20 y 30 años, que estaba maniatado y atado a un objeto pesado “para que fondee”. Si bien en un comienzo no se sabía nada del muchacho, con el correr de las horas fueron apareciendo muchos datos. Por el momento son sólo versiones, pero ayudan a ir entendiendo qué fue lo que le pasó a Fideito.

Alrededor de las 18.40 del domingo un barco de Prefectura Naval encontró el cadáver de un muchacho flotando en el río, a la altura de Avenida Circunvalación y Gutiérrez. Estaba atado de pies y manos, sujetado a una herramienta tipo llave industrial. Nadie sabía quién era, pero todo indicaba que era un crimen de tinte mafioso.

Este martes voceros de la Fiscalía de Homicidios Dolosos dieron datos concretos: era Jair Arzuaga, de 18 años y, de acuerdo con la autopsia, tenía un tiro en la oreja. Los investigadores fueron cautos a la hora de hablar de motivaciones o autores. Pero los datos más jugosos Rosarioplus.com logró conseguirlos consultando a vecinos de los Fonavi de barrio Municipal, junto al Parque del Mercado.

Al parecer, a Jair le decían Fideito y desde hace un tiempo andaba con malas juntas. Era muy cercano a Alexis, un muchacho que lleva largo rato molestando a sus vecinos y se dedica a la venta de drogas.

Siempre según esta versión, Jair era uno de los lugartenientes del muchacho problemático, con quien protagonizó, codo a codo, varios enfrentamientos con bandas enemigas. El grupo de Alexis está en ascenso, a fuerza de sangre y plomo. El Capo del grupo posee un verdadero arsenal (ametralladoras, granadas de mano y pistolas) que, según investigadores, trajo de Córdoba, donde estuvo algunos días escondido, luego de tirotearse en varias ocasiones con familiares cercanos en una disputa por las ganancias de una serie de bunkers.

Alexis, en su intención de convertirse en el nuevo jefe de barrio Municipal -el mismo donde reinó el ex barrabrava leproso Roberto Pimpi Caminos hasta su asesinato en 2010-, se tiroteó con cuanto personaje se le cruzó y, al parecer, en su carrera no existen los amigos.

Siempre de acuerdo con allegados a la banda, en las últimas semanas Fideito tomó decisiones que su jefe no aprobó. El pibe tuvo un amorío con la mujer de Fabián, un muchacho que trabaja en el bunker de Lamadrid al 100 bis, y fue descubierto.  En medio del revuelo amoroso, Fideito decidió fugarse con su amante, pero fue capturado por Alexis en circunstancias que hasta ahora no se conocen. “No sabemos bien si, en medio del quilombo, también se llevó algo más de la banda”, señalaron en off allegados a la investigación.

Por allí transita la pista central de quienes investigan el crimen de Fideito. De todas maneras, hasta el momento, la Fiscalía de Homicidios Dolosos no contaba con datos suficientes para mandar a detener a nadie. Hasta ahora, estos datos son sólo versiones.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo