Charlie Hebdo, otra vez en el centro de la polémica

El diario satírico francés utilizó el drama de los refugiados sirios, representado en la figura de Aylan Kurdi, el niño ahogado en una playa turca cuando trataba de alcanzar Grecia, como portada de su nuevo número

El satirismo y la ironía llevados al extremo. Esos son dos de los elementos que han caracterizado al diario francés Charlie Hebdo desde que saliera a la calle en 1992. Esas cualidades, aplicadas a sus notas y sus tapas en forma de viñetas y caricaturas, le hicieron convertirse en uno de los medios más irreverentes de la década de los 90, y la fama no le abandonó en el siglo 21.

Fueron esos mismos símbolos, sus dibujos arañantes y trastocadores de diferentes realidades sociales, culturales y especialmente de las religiosas, los que hace apenas nueve meses convirtieron su sede francesa en víctima de un atentado. Fue el 7 de enero de este año, cuando dos encapuchados asesinaron a balazos a doce personas que trabajaban en la sede parisina del diario, entre ellos varios de los dibujantes de Charlie Hebdo. Una franja de Al Qaeda asumió posteriormente la autoría de este atentado, en respuesta a lo que consideraron insultos hacia la religión musulmana por algunas tapas publicadas sobre Mahoma.

Este fin de semana el medio francés volvió a situarse en el ojo del huracán por sus tapas. Es que el nuevo número de Charlie Hebdo utiliza la figura de Aylan Kurdi, el niño sirio de 3 años que falleció en la costa turca cuando trataba de alcanzar Grecia tras huir de la guerra civil que se desarrolla en su país.

Uno de los dibujos refleja un personaje que representa a Jesús caminando sobre las aguas, mientras a su lado se ven los pies de alguien hundido. El texto dice lo siguiente: “La prueba de que Europa es cristiana. Los cristianos caminan sobre el agua, los niños musulmanes se hunden.”

En la otra viñeta, hay un dibujo de Aylan en la orilla, junto a un cartel que anuncia: “Promoción. Dos menúes infantiles por el precio de uno”. Al lado del niño, el texto dice: “Tan cerca de su objetivo”.

Las críticas en las redes sociales no se han hecho esperar. Muchos internautas consideran estas tapas como una falta de respeto tanto hacia la memoria del niño fallecido como al drama de los refugiados. ¿Es más del satirismo característico del medio o en esta ocasión cruzaron el límite?

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo