Central no festejó sólo porque le faltó puntería

El partido

Generar situaciones no es todo. Y si no pregúntenle a Rosario Central, que este domingo creó varias y no pudo ganarle a Independiente. Pese a que mereció mejor suerte el Canaya tuvo que remar para conseguir un empate que finalmente alcanzó. En el Gigante de Arroyito igualó uno a uno con Independiente y cerró el semestre entre los mejores de la tabla de posiciones.

Los de Coudet fueron una máquina de presionar y consecuencia de ellos mantuvieron al Rojo acorralado contra el arco de Diego Rodríguez, tal vez la figura de la cancha y máximo responsable del resultado. Con Delgado movedizo y Ruben muy activo, el Canaya generó muchas situaciones en el primer tiempo y otras tantas en el complemento. 

 

 

Después de un par de tapadas impresionantes del arquero visitante y una salvada agónica de Emiliano Papa cuando Ruben casi abre el marcador, Independiente puso el 1 a 0 gracias a un golazo de Emanuel Aguilera. El ex Godoy Cruz clavó una jota de tiro libre y soprendió a todos.

 

 

Para jugar el segundo tiempo Coudet puso a Niell en lugar de Cervi, cambio que terminaría por darle resultados. Hubo tiempo para que Rodríguez intervenga en un par de ocasiones hasta el momento del empate. Con el Rojo metido atrás Marco Ruben encaró, apiló rivales y cuando entró al área tiró centro bajo. Niell definió con una sutileza y marcó la igualdad. El 1 a 1 le daba algo de justicia a un trámite que manejó siempre el auriazul.

Central jugó los 90 minutos con mucha gente en ataque y nunca resignó eso. Independiente, por el contrario, plagó la cancha de defensores e hizo su negocio. Sobre el final, una secuencia que define l que fue el partido. El Canaya casi lo gana con un remate de Colman que tapó Rodríguez y segundos después Aquino, del Rojo, le acertó al travesaño desde larga distancia.

Ahora es tiempo de descansar. El Canaya finalizó el semestre con 28 puntos, cuatro menos que el puntero San Lorenzo, y sabe que si ajusta un par de cuestiones podrá pelear por el título hasta el final. El balance es positivo si se tiene en cuenta que se trata de un equipo nuevo dirigido por un entrenador que hace sus primeras armas. Sin embargo, quedará la bronca por un partido en el que apenas se sumó un punto cuando se hicieron méritos para contar tres más. 

El gol de Independiente

El gol de Central 

 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo