sec-corbata

“Cambiar el sistema electoral es un intento de golpe institucional”

Ante la presión de los dos candidatos opositores de mayor peso, Sergio Massa y Mauricio Macri, para que se cambie el sistema electoral antes de las elecciones generales del 24 de octubre, el abogado constitucionalista Eduardo Barcesat explicó que es un proyecto “inviable” y consideró que se trata de un mecanismo para lograr un golpe institucional.

“Ni fáctica ni jurídicamente se puede cambiar el sistema electoral. Las propias empresas que proveen el sistema no pueden implementar a nivel nacional modificación alguna. Y jurídicamente es absolutamente inviable porque la convocatoria y los plazos han sido fijada”, explicó Barcesat en diálogo con Sí 98.9.

El constitucionalista entiende que detrás en estas demandas por el cambio del sistema, la oposición busca posibilitar que quienes no se unieron para las Paso, puedan hacerlo “a cualquier precio” para enfrentar juntos al Frente para la Victoria.

Los candidatos presidenciales, Sergio Massa y Mauricio Macri, buscan reformar el sistema electoral

El concepto de golpe blando se adopta en estos tiempos para definir a los intentos por derrocar el gobierno central sin depender de las fuerzas armadas sino con la anuencia de los medios de comunicación.

Barcesat encuadra así la actitud opositora: “Son formas de pretendidos golpes institucionales: no pudieron con lo de Nisman, con el valor del dólar y otras maniobras, y entonces ahora hay que tumbar el calendario electoral. Es el fraude mayor que le pueden cometer a la ciudadanía para modificar las propuestas, tal como lo pretendían los medios hegemónicos y buena parte del empresariado. Es una tentativa que debe ser denunciada”.

De manera paralela al intento de modificar el sistema electoral, el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, se reunió con integrantes de la Cámara Nacional Electoral, quienes le expresaron en una acordada los cuestionamientos al sistema actual electoral.

Para finalizar Barcesat, opinó: “Debemos marchar sin estos debates oportunistas, teñidos de impronta golpista, con lo que se pretende mejorar la institucionalidad y es curioso porque no hay trampa mayor, fraude mayor, que cambiar el calendario electoral para permitir que se unan los que no lo habían hecho”.

La nota completa:

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo