sec-corbata

Barrio movilizado denunció un caso de gatillo fácil

Tenía 25 años y un hijo. A la mañana trabajaba en una distribuidora de alimentos y por la tarde en un taller mecánico. Vivía en Empalme Graneros. No tenía antecedentes. En la mañana del domingo 24 de mayo, murió por una bala policial. La versión oficial indicó que fue “en un enfrentamiento”, que era un delincuente que intentó atacar a dos uniformados. Familiares y vecinos aseguran otra cosa: que fue víctima de gatillo fácil.

Crédito: Àngel Donzelli

Este miércoles, fueron muchos los que se sumaron a una marcha para reclamar justicia por el asesinato de Carlos Godoy. La cita fue cerca de las diez de la mañana, en Sorrento y Cavia familiares reclaman por un homicidio

La familia de la víctima es cristiana evangélica e insiste en que el joven no atacó en ningún momento a los policías, que fue confundido con alguien más. 

Crédito: Àngel Donzelli

​Según la versión oficial, la mañana del domingo 24 de mayo, dos policías circulaban en una moto por Sorrento y fueron detenidos por un tronco con el que presuntamente delincuentes intentaron frenar su marcha para robarlos. Hubo luego “un enfrentamiento armado” donde uno de los policías recibió dos disparos en el pecho que quedaron en su chaleco antibalas. Uno de los presuntos ladrones huyó herido, y el otro murió en el enfrentamiento.

Crédito: Àngel Donzelli

El fiscal de la causa, Miguel Moreno, aseguró que esperan los resultados de la autopsia de Carlos Godoy. Aún no se sabe cuántos impactos de bala recibió ni en qué lugar del cuerpo.

Crédito: Àngel Donzelli

El diario El Ciudadano detalla que ya hubo dos muertes sin resolver vinculadas a la familia. 

El 14 de septiembre de 2014 Mauricio Gómez, de 24 años y nieto de los Godoy, recibió dos balazos policiales que oficialmente fueron informados como un enfrentamiento. La familia asegura que el chico salía de un cumpleaños de 15, cuando quedó en el medio de un hecho que le era ajeno. 

Crédito: Àngel Donzelli

El otro familiar de los Godoy es Franco Casco, quien llegó desde Buenos Aires de visita a Rosario y se alojó en la casa lindera de los Godoy, donde vivían otros familiares. El joven desapareció y la familia comenzó a reconstruir sus últimos pasos hasta llegar a una detención en la comisaría 7ª. El cuerpo del chico apareció un mes después flotando en el Paraná. La causa es investigada por la Justicia Federal por desaparición forzada de persona. La autopsia descartó que el joven haya muerto ahogado.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo