168: El número de los héroes

No se sabe muy bien de donde vinieron, tampoco nadie se los preguntó. Incluso, el lugar de providencia no es un dato relevante en estas circunstancias. Solo sabemos que estuvieron, hicieron su deber y se marcharon. La única afirmación irrefutable, es que sin ellos nada hubiera sido lo que es. Los ángeles son así, simplemente surgen como un pequeño accidente que irrumpe en un panorama desolador.

Lo que buscaban lo encontraron. El tiempo fue récord: una semana, siete días, 168 horas, 7.980 minutos, 604.800 segundos, una eternidad para muchos. Es que el tiempo es la bipolaridad constante, a veces le agradecemos y otras lo padecemos.

Ángeles vestido de colores fosforescentes, con cascos de diversas formas geométricas, que utilizaron naves espaciales que pueden levantar casas enteras, repletos de cinturones con herramientas inimaginables, alumbrando con láseres de gran alcance, en silencio. Todo lo hicieron en el más absoluto e inquietante silencio. Los terrícolas observamos con asombro.

Como murciélagos, trabajaron y buscaron en la noche. Se movieron en los escombros como peces en el agua. Se zambulleron en la incertidumbre de toparse con la mejor peor noticia: encontrar un cuerpo. Y persistieron contra los peores vientos, contra el frío más insoportable. Tenían una misión, su misión.

Como llegaron se fueron, como un rayo que cae dejaron un destello de luz, que todavía se puede admirar, que durará lo que nuestra memoria y conciencia pretenda. Con altruismo, bondad, pasión, vinieron a ofrecer su corazón para dejarlo plantado en el cantero que divide la catástrofe de lo misericordioso.

Por primera vez, Rosario, cual fina melodía que respeta los tonos, los tiempos, los graves, los agudos, los pentagramas, regaló la canción más perfecta que se haya cantado en su historia, acompañada de aplausos que se acoplaron al unísono, con un solo estribillo: ¡Gracias!

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo