sec-corbata

Un año después del atentado, Charlie Hebdo busca dibujantes

Apenas unos días después del aniversario del ataque, el semanario francés hizo pública su búsqueda de tres nuevos ilustradores para su castigada redacción. “No es un simple contrato de trabajo, es un compromiso de vida”, dijo el director financiero

El 7 de enero de 2015, la revista satírica francesa Charlie Hebdo fue víctima de un atentado terrorista islámico que terminó con la vida de doce miembros de su equipo, cinco de los cuales eran ilustradores. ¿El motivo? Una caricatura de Mahoma. Pocos días después del aniversario del ataque, su director financiero, Éric Portheault comunicó que están buscando tres nuevos dibujantes para reforzar su castigada Redacción.  

"Necesitamos tres nuevos dibujantes, pero es difícil. No es un simple contrato de trabajo, es un compromiso de vida porque los dibujantes son las personas más expuestas a las venganzas de los extremistas", aseguró Portheault en una entrevista con un medio francés. Aseguró que esta es una prioridad de la revista, ya que hoy sustenta su producción con los ilustradores Riss (director de la publicación, gravevemente herido en el ataque) y Coco (tomada como rehén durante el atentado), más algunos colaboradores. 

El director financiero admitió que él mismo vive con miedo. “Lo contrario no sería realista”, dijo, a pesar de que Charlie Hebdo tiene protección policial las 24 horas del día. “Trabajar en esas condiciones no es fácil”, agregó. Además, anunció que irán abriendo progresivamente el capital, que hoy cuenta con sólo dos accionistas (el director y el propio Portheault).
 

La tapa del ejemplar especial en el aniversario del atentado. “El asesino sigue libre”, provoca.

El director financiero anunció también que para el número especial del aniversario del atentado, que salió a la venta la semana pasada con un millón de ejemplares, se va a ampliar la tirada "para hacer frente a la demanda". Sin embargo, aclaró que no se llegará a los siete millones de revistas que se imprimieron del primer número después del ataque. 

Desde el atentado, el semanario quintuplicó sus ventas para llegar a los 100.000 ejemplares semanales. Por otro lado, aumentó a 180.000 los abonos frente a los 10.000 que había previo al ataque. Este volumen de ventas excepcionales resultó en casi 20 millones de euros que, según Portheault, se guardarán para garantizar la continuidad de la publicación. Además, se reunieron cuatro millones de euros en donaciones que serán repartidos entre los familiares de las víctimas. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo