sec-corbata

Quisieron robar a un policía y se enfrentaron a tiros

Aunque sea discutible, puede decirse que el del ladrón es un oficio, y como tal, tiene sus gajes y sus bemoles. Así que más le vale al “amigo de lo ajeno” (eufemismo que usaban los viejos periodistas-policiales de la ciudad) que sepa estudiar de antemano a la presa elegida si no quiere terminar viendo crecer las flores desde abajo, o en la cárcel en el mejor de los casos.

Este consejo le habría servido a los dos fulanos que el martes por la noche quisieron dar un golpe y se metieron con un policía que volvía de trabajar, en el barrio Yrigoyen, zona sur. “¡Tocá los taaaaarros!”, avispó uno a su compañero y huyeron a la carrera y con las balas picando cerca.

Ocurrió en Corrientes al 6100, esquina Padre Giaccone. Los delincuentes desprevenidos encararon a un hombre, vestido como cualquier hijo de vecino, cuando descendía de su Suzuki Fun y se aprestaba a entrar a su casa. Lo que no esperaban aquellos es que su candidato resultó un oficial de la Brigada Motorizada con la 9 milímetros al alcance de la mano.

El policía anticipó la jugada, y cuando ya se veía arrinconado por los pistoleros, se arrojó detrás de un árbol y aguantó lo que venía. Los atacantes abrieron fuego primero -siempre según la versión policial, obviamente- y el agente no se quedó atrás. También les prodigó unos plomos. Los ladrones fallidos echaron a correr.

Del tiroteo quedó un proyectil alojado en la carrocería del Suzuki Fun del policía.

Móviles del Comando Radioeléctrico alertados por el 911 de lo sucedido patrullaron la zona hasta que en Piedras al 1400 lograron apresar a uno de los fugitivos, escondido debajo de un auto estacionado.

Dijo la policía que se trataba de un muchacho de 28 años, que tenía consigo un revólver cromado y una pistola calibre 6.35 milímetros. Lo alojaron en la subcomisaría 20ª.

 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo