sec-corbata

Procesan a reconocido abogado rosarino: las escuchas clave

Un juez federal procesó a Wilfredo Germán Scarpello, dos contadores de su estudio y un primo de El Rey de la Efedrina por considerar que intentaron lavar dinero que provenía de la venta de drogas. Rosarioplus.com accedió al fallo: los puntos más importantes, en esta nota

Wilfredo Germán Scarpello, responsable de un reconocido estudio jurídico rosarino ubicado en pleno centro, fue procesado por la Justicia Federal por haber intentado lavar dinero que provenía de la venta de drogas, delito por el que fue condenado Mario Roberto Segovia, conocido también como "El Rey de la Efedrina". La decisión fue del juez federal de Campana Adrián González Charvay y se basó en una serie de escuchas teléfonicas de vital importancia para la causa.  

¿De qué lo acusan a Scarpello? De haber organizado una operación para colocar a dos personas como testaferros de Segovia para comprar un campo usando plata que venía de actividades ilícitas. La acusación no solo recae sobre Scarpello, sino además sobre dos contadores que trabajaban en el mismo despacho (Roberto Guerini y Delia Ulecia) y un primo de Segovia (Sebatián Martín Segovia). A uno de los contadores (Guerini) el magistrado lo considera, al igual que Scarpello, responsable del intento de maniobra ilícita. En tanto que la contadora (Ulecia) y el familiar de El Rey de la Efedrina habrían sido utilizados como testaferros. A los cuatro, además de procesarlos, les trabó un embargo de 200 mil pesos cada uno. 

En las escuchas teléfonicas en las que se basó el magistrado a la hora de dictar el procesamiento de Scarpello, queda claro, según el juez, que el abogado tuvo a su cargo gestiones técnicas "para disimular los bienes obtenidos como consecuencia de la actividad del narcotráfico desplegada por Mario Roberto Segovia para hacerlos aparecer como de origen ilícito y pertenecientes a Delia Ulecia y Sebastián Martín Segovia". Las palabras clave utilizadas: "blanquear", "testaferros" y "contradocumentos". 

En el fallo de procesamiento a Scarpello y los otros tres acusados, al que pudo acceder Rosarioplus.com, queda constancia de tres llamadas. Uno de los diálogos, por ejemplo, es mantenido entre Mario Segovia y el contador Roberto Guerini, donde se debate "cuánto decís de ofrecerle a esta persona" en alusión a los testaferros. Y Segovia deja en claro que "Uno lo voy a poner a Sebastián, mi primo y el otro... poneme uno vos". Más adelante, en esa misma conversación, Segovia plantea que son "310.000 pesos los que hay que justificar nada más".

MA: Escuchame una cosita... yo con este arreglo porque al otro... lo pongo a Sebastián
RO: Diez puntos... igualmente hay que ver qué le ofrecemos a esta señora...
MA: Bueno, qué me decis vos...
RO: Ya que la vamos a necesitar por mucho tiempo porque supuestamente la que va a justificar (parte inaudible) ella... (parte inaudible) vamos a necesitar el nombre tuyopara que nos firmes después todo...
MA: Está bien ... son ciento... 310.000 pesos los que hay que justificar nada más...
RO: Esa, pero después va a recibir más dinero esa supuestamente
MA: Bueno... cuánto... ¿Cuánto es lo que podemos ofrecer?
RO: Te digo a vos Mario eso...
MA: Y pero vos me tenés que decir porque yo no... no entiendo... yo nunca...
RO: Estaba hablando recién con Wilfredo (así se entiende) y él me dijo que me digas vos... cosa de decirle a ella.
MA: Pero yo no sé, sos vos el que me tenés que decir negro, sos vos el que está en el tema.
RO: Ok dale, me fijo, hablo con ella y te voy diciendo.

En otra llamada entre ambos, se utilizan directamente las palabras "testaferro" y "contradocumentos". Se habla de cifras que ofrecerle a las personas. En este marco, se plantean dudas sobre el hecho de que "él figure en algo en cuanto haga la venta le entre la plata en blanco". Y se debaten los buenos antecedentes (presuntamente de Ulecia), de quien se dice: "es de lo mejorcito", "contadora" y "fue hace poco presidenta de una empresa importante". Y se plantea que la idea es que sea "testa"(ferro). 

RO: Y con ese dinero la idea es tener a este tercero que venga a ser testaferro de él
HD: Sí
RO: O sea, para todo lo que él quiera cubrir.
HD: Bueno, dale... entonces...
RO: Contra documento del caso y todo... que todo le corresponde a él y demás...
HD: Está bien, entonces esta es la mujer que va a...
RO: Esta es la mujer para que nos demos cuenta... una idea... es de lo mejorcito (inaudible) que es contadora, fue hace poco presidenta de una empresa muy importante... es solvente y demás... o sea, que no es cualquier cosa la tipa... digamos, es como para darle cierta transparencia...
HD: Está bien... y que después sea la testa de él... está bien
RO: Testa de él y con los contra ddocumentos del tema cualquier cosa que vaya...
HD: Sí, que se lo vas a manejar vos y la escribana de él
RO: Exactamente

Conocidos

Scarpello es un conocido abogado tributarista y fue además asesor de Rosario Central. Su estudio, ubicado en el coqueto Victoria Mall (ubicado en el cruce de las peatonales Córdoba y San Martín), fue allanado en 2008, días después de que fuera requisada la casa que Segovia tenía en Fisherton.

Segovia fue condenado a 14 años de prisión dado que la Justicia lo halló culpable de 91 hechos de contrabando de efedrina a México. Y además lo consideró integrante de una organización que elaboraba metanfetaminas en una quinta bonaerense, ubicada en ingeniero Maschwitz. La acusación sobre Scarpello está basada en una investigación paralela a esa causa, luego de allanado el estudio jurídico. 

En su defensa, Scarpello argumentó que Mario Segovia era un cliente menor de su estudio y que jamás sospechó que estuviera involucrado en negocios ilegales. Que cuando Segovia le planteó su deseo de comprar un campo, él derivó el pedido a otras personas de su estudio. Sostuvo que en 23 años de profesión había sido apoderado de 200 empresas locales y jamás había tenido inconvenientes.

Por su parte, Roberto Guerini refirió que los bienes de Mario Segovia fueron adquiridos previo a que lo conociera. Asimismo, indicó que nunca recibió dinero ni otros bienes de parte del nombrado y que no lo unía ninguna relación comercial, societaria ni de ningún tipo con el mencionado Segovia. En su defensa, también manifestó ser empleado del Estudio Scarpelo & Asociados desde el año 2004, que Mario Sgovia era cliente y que formalmente tomó contacto con él por una fiscalización de Afip que se le inició al nombrado y a su padre en octubre de 2008.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo