sec-corbata

Murga, ritmo y color contra las balas de Gendarmería

Gendarmería disparó en el Bajo Flores y las balas dejaron 16 personas heridas, entre ellos chicos de entre 4 y 11 años que pertenecen a la murga Los Auténticos Reyes del Ritmo. Pero el impacto se sintió en todos lados. La alarma se encendió pronto en todo el país y en Rosario también se acusó recibo. Este miércoles, distintas murgas de la ciudad, acompañadas por algunas agrupaciones políticas, se manifestaron con el ritmo y el color que los caracteriza, aunque con una consigna bien en serio: basta de represión.

La denominada marcha antirepresiva se inició pasadas las cinco de la tarde en Plaza Montenegro y minutos después de las seis los murgueros ya eran multitud. Los Vecinos Re Contentos, Porque Rías, Estallados de Lepra, Caídos del Puente, Somos los que Somos, y otras, dijeron presente y le pusieron onda a una situación que los preocupa mucho. “No queremos que esto se repita. La situación recuerda ciertas cosas a las que no tenemos que volver”, señalaron los manifestantes a Rosarioplus.com.

En la plaza no hubo oradores, pero los carteles hablaron por sí solos. “Menos gorras y más galeras”, “Murga es Cultura”, “¿Balas para qué?”, “Menos censura, más plazas bailando”, “Combatir el gatillo fácil” y “Libertad de expresión”, son algunos de los mensajes que se leyeron en la esquina de San Luis y San Martín, donde más de cien pibes se juntaron para que la represión no se convierta en algo corriente.

Claro que también llegaron los curiosos. Quienes pasaron por el lugar aprovecharon para escuchar un poco de música y divertirse con el baile, pero se fueron bien informados respecto del motivo de la convocatoria. Todo se realizó con mucha tranquilidad, sin interrumpir el tránsito ni el acceso al estacionamiento del Automóvil Club allí ubicado. La movida de las “murgas rosarigasinas”, sin dudas, surtió efecto.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo