Morir por nada: el asesinato de Claudio camino al trabajo

El joven de 28 años que fue asesinado de un balazo en Estados Unidos y Centeno habría sufrido el robo de una mochila por un personaje conocido en la zona.

El sábado a la mañana un muchacho de 28 años fue asesinado en la zona sudoeste. Según contaron sus familiares a los investigadores, el hombre iba en su moto a trabajar y en medio del trayecto fue baleado por un desconocido. Si bien en primera instancia no circularon datos certeros sobre lo que había pasado, allegados a la víctima señalaron que, cuando encontraron el cuerpo del muchacho, faltaba una mochila entre sus pertenencias. Esto hizo que la principal hipótesis que manejaban los pesquisas estuviera enmarcada en un homicidio en ocasión de robo, pero desde entonces no hubo más avances en el caso. Sin embargo Rosarioplus.com se contactó con vecinos de la zona y encontró algunos indicios de lo que  pudo haber pasado.

Según fuentes del caso, a Claudio Ismael López lo mataron el sábado a la mañana, mientras iba a trabajar. El vivía en Patricias Argentinas al 5900, del barrio Toba de la zona sudoeste. Según sus familiares, salió cerca de las 6 de la mañana en  moto rumbo al corralón de maquinarias que está ubicado en la esquina de Espinosa (prolongación de calle Centeno) y Juan Pablo II (colectora de avenida Circunvalación), donde cumplía funciones de vigilancia. Pero en medio del trayecto fue atacado en circunstancias poco claras. El muchacho logró llegar hasta la esquina del corralón, donde se desplomó.

Un vigilante de  un concesionario de camiones  que está justo  frente al trabajo de Claudio lo vio caer al piso minutos antes de las 7 del sábado y, alarmado porque no se levantaba, llamó al Sies. Un rato después llegó una ambulancia y constató que el muchacho ya estaba muerto. De acuerdo a testigos del hecho, los médicos que lo revisaron dijeron que había fallecido de muerte natural. Pero cuando uniformados de la Policía de Investigaciones se presentaron para revisar el lugar, encontraron una herida de bala en la espalda del muchacho.

De acuerdo al parte médico, a López lo mató una bala calibre  22 que se le incrustó debajo del omóplato derecho.

Cuando la madre del joven asesinado llegó a la escena del crimen para reconocer el cuerpo, les informó a los investigadores que entre las pertenencias de Claudio faltaba una mochila con herramientas. Eso fue lo que se supo el sábado, y, hasta hoy, no había más datos sobre el crimen.

Pero Rosarioplus.com charló con vecinos de la zona del homicidio, que aportaron una teoría concreta de lo que pasó. Según estas personas, a López lo mató un muchacho de la zona que tiene a mal traer a todo aquel que se le cruza. “Fue el Corbatita Rojas, un pendejo que se falopea y se desconoce. Le afana a todo el mundo, bate cualquiera y después ni se acuerda”, contaron las fuentes.

De acuerdo a estas mismas fuentes, Corbatita vio pasar a Claudio por la colectora y se interpuso en su camino. Le quitó la mochila y, mientras intentaba sacarle la moto, la víctima logró escaparse. “Como estaba re loco, vio que se le iba y le tiró”, aseguró un vecino del lugar, quién agregó que cuando la Policía llegó a la zona el muchacho tuvo que esconderse, porque estaba intentando vender un martillo y una tenaza,  herramientas que le había sacado a la víctima.

La investigación del homicidio de Claudio Ismael López está a cargo del Fiscal Miguel Moreno. Hasta el momento en que fue escrita esta nota, no había detenidos. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo