sec-corbata

Mefro Wheels: cómo se convenció en Londres al ex dueño alemán

Finalmente, la reactivación de Mefro Wheels se hizo realidad luego de meses de gestión, la intensa lucha de los 170 trabajadores, y capitales locales que apostaron por la fábricas de llantas  

El ingreso a la planta de Lagos al 4400.

La planta de llantas Mefro Wheels naufragaba tras cinco meses de que los capitalistas alemanes que estaban a cargo de la firma bajaran las persianas y arrastraran a 170 empleados a la incertidumbre laboral. En ese momento, los hermanos Cicarelli, dueños de la autopartista Cirubón de Villa Gobernador Gálvez, decidieron hacer una recorrida por la planta de Ovidio Lagos al 4400 y entendieron que todo estaba servido para reactivar la fábrica.

“Lo miré a mi hermano Daniel y le dije que algo raro había en la situación porque estaban todas las maquinas nuevas y la planta en perfecto estado. Una fábrica no se funde de un día para el otro”, recordó Ricardo Cicarelli respecto de la visita que hizo con su hermano a la planta.

A la salida sintieron que algo debían hacer. “Averigüé de los dueños y ahí nomás agarré un avión y me fui a Londres a reunirme con el supuesto dueño. Me encontré con un alemán grandote, que me atendió de maravillas, me llevó a recorrer Londres y todo. Y como pude hablé con el alemán mediante su mano derecha que es mendocino, y le dije que esto lo podíamos hacer funcionar y nos fue bien”, explicó a Ariel Bulsicco en Sí 98.9.

Mucho no tuvo que convencerlo según cuenta el propio Cicarelli: “El alemán ya había perdido todo, se tiró la última carta y dijo “esta gente la va a poner en marcha”.

Miguel Lifschitz y los nuevos dueños, en la reapertura de Mefro Wheels
Miguel Lifschitz y los nuevos dueños, en la reapertura de Mefro Wheels,
que de ahora en más se llamará Cirubon.

El control de la firma lo tenía un fondo financiero alemán que según datos de una página alemana de información sobre empresas, su objeto social es el asesoramiento a empresas en crisis en peligro de extinción y sus acreedores, accionistas y otros grupos de interés económico y la consultoría en compras y ventas de empresas.

Cicarelli lo definió en criollo: “Se dedican a cerrar fábricas, son financieros, no industriales. Piensan en ganar dinero, no como nosotros que pensamos en los trabajadores. Tienen otra cabeza”.

Una vez de vuelta en Argentina, a Cicarelli le decían “cómo te vas a meter en una cosa de esas” pero el sostiene que la situación va a mejorar  porque tiene “el apoyo de Nación y Provincia”. “Yo los pongo a laburar a uno de estos tipos, y son como diez japoneses”, dijo el empresario.

“Ayer junté a los socialistas, a los macristas, a los kirchneristas, a todos. Nos tenemos que escuchar y ese día vamos a hacer cosas maravillosas”, consideró respecto al anuncio que se realizó acerca de la reapertura en la sede de la UOM.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo