sec-corbata

Los habitantes de Tierra de Sueños, bajo agua y sin luz

Este miércoles, vecinos del emprendimiento urbanístico de Roldán reclamaron obras pendientes a la empresa constructora. Este viernes, amanecieron inundados, sin luz, ni agua potable

Una pesadilla tras otra. Luego de haberse manifestado públicamente para reclamar falta de obras de servicios, los vecinos de Tierra de Sueños amanecieron hoy bajo agua. Y no solo eso: no tienen luz ni agua potable. 

Un grupo de vecinos de Tierra de Sueños se manifestaron este miércoles en la puerta de la empresa constructora Aldic, para reclamar una serie de obras pendientes en los barrios: entre otras cosas, gas natural, tendido eléctrico, iluminación y cloacas. También reclamaron la realización de obras hídricas. Pero no recibieron ninguna respuesta desde la empresa ni de ninguna otra autoridad. 

Este viernes, en medio del fuerte temporal que azotó la región, los vecinos amanecieron bajo agua. Sí, inundados. Y no solo eso: no tenían luz, tampoco agua potable.

Eduardo, vecino de Tierra de Sueños 2 y miembro de Vecinos Unidos Tierra de Sueños, contó en diálogo con Rosarioplus.com: “Estamos sin luz desde las cinco de la mañana y desde la EPE ni siquiera nos dan un horario estimado de retorno del servicio. Además, cuando se corta la luz, también nos quedamos sin agua”.
 

Pero lo que más preocupa a los habitantes ambos barrios es el avance del agua: están inundados y la lluvia que no para. En este sentido, Eduardo contó: “Hay gente en Tierra de Sueños 3 que no pudo salir de sus casas. Algunos intentaron salir con canoas, incluso”.

El panorama podría empeorar: si rebalsa el canal de la Legua, que linda con el sur de Tierra de Sueños 3, todo el agua que baja desde Pujato podría llegar hasta el barrio e ingresar en las viviendas.

No es la primera vez que los vecinos se enfrentan a esta situación: en 2012, hubo un metro de agua dentro de las viviendas y en 2015 también se inundaron las calles.

Según explica Eduardo, la responsabilidad de que esto ocurra es compartida. Por un lado, Aldic adeuda obras hídricas que una vez realizadas impedirían que el agua invadiera los barrios. Por otra parte, el canal de la Legua no fue finalizado por la Nación, a pesar de que la intendencia de Roldán lo prometió varias veces.

No es un problema menor. Son cerca de tres mil personas las que, como Eduardo, hoy residen en ambos emprendimientos urbanísticos de Roldán. Además, hay mil viviendas iniciadas y otros dos mil terrenos vendidos.

“Estamos muy preocupados”, expresa el vecino ante un panorama de desastre inminente y la falta total de respuestas. Los reclamos vienen de larga data: en julio de 2015 ya se habían manifestado pidiendo continuidad de las obras. En esa ocasión, como ahora, la empresa constructora tampoco dio respuestas.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo