sec-corbata

La ola de despidos estatales ahoga al Ministerio de Cultura

En el marco del Paro Nacional de ATE “contra el ajuste” y los despidos masivos en dependencias estatales, Virginia Viglieca, trabajadora de Cultura, habla de la situación que viven los trabajadores.

Las noticias de despidos empezaron a replicarse en varias dependencias estatales. La metodología también: al llegar a la puerta del lugar de trabajo, los empleados eran notificados de que no tendrían continuidad en su puesto. La situación en el Ministerio de Cultura de la Nación es una de las más críticas: hasta ahora hay 464 personas despedidas y esperan que haya más. 

La política de modernización del Estado que pretende impulsar el gobierno de Mauricio Macri inició con una masiva “revisión de contratos” de empleados estatales que aparentemente no serían necesarios en sus puestos. Una “limpieza de ñoquis”, como fue interpretado popularmente. 

Valentina Viglieca, delegada de ATE por el Ministerio de Cultura, contó en la Sí 98.9 la situación que viven los trabajadores desde principio de año: “Más o menos hace un mes, antes de los despidos, nosotros ya habíamos tenido una asamblea donde votamos que era necesario un paro para enfrentar el ajuste. Un día antes de los despidos teníamos una asamblea general, porque evaluábamos que una situación así se venía y los rumores de los despidos crecían. Desde ese día, desde el 28 de enero hasta hoy, no hemos dejado en ningún momento de manifestarnos, ni de luchar ni de reunirnos en asamblea”. Así sintetiza Viglieca el recorrido complejo que viene transitando junto a sus compañeros.

A pesar de los constantes reclamos, y la considerable notoriedad pública que adquirieron las imágenes de los empleados llorando en la puerta del Ministerio cuando les anunciaban el despido, el Ministro Pablo Avelluto no dio ninguna respuesta. Según explica Viglieca, Avelluto puso un intermediario para hablar con los sindicatos, que había prometido revisar los despidos de trabajadores con antiguedad, trabajadoras embarazadas, personas con hijos con discapacidad y otras situaciones particulares. Pero “hace cinco días que no nos atiende el teléfono”. Y el silencio preocupa.

Después de la primer oleada de despidos, el rumor de “una segunda lista” se había consolidado. Viglieca cuenta que “ahora ese rumor volvió con fuerza y afecta a los compañeros en condiciones de jubilarse”. Según considera, la pretensión es “forzar la jubilación” de varios trabajadores como parte del ajuste. 

Ante la consideración de que el Estado está sobredimensionado y sobran empleados, Viglieca observa: “Si ellos consideran que el estado está sobrepoblado, que entonces delineen políticas, que agarren el personal y lo pongan a disposición de sus políticas. Pero en general, la política fue ajustar. Despedir antes de definir una política cultural. El decreto de modernización decía que iban a revisar qué hacíamos y cómo lo hacíamos. No hubo tal revisión porque la mayoría de nosotros no estuvo en funciones como para revisar nuestras actividades”.

La consigna “No somos ñoquis” se masivizó. En este sentido, Viglieca es contundente: “Un ñoqui no se entera en la puerta del trabajo que lo echaron. Se entera un mes más tarde cuando no tiene la plata depositada. El que se entera en la puerta del trabajo es un laburante. Nuestros compañeros estaban con el tupper con el almuerzo cuando se enteraron que quedaban afuera. Los trabajadores estatales tampoco queremos a los ñoquis. La gente que cobra un sueldo por no hacer el laburo que nosotros sí hacemos”. 

Además de sumarse a la movilización a nivel nacional que lidera ATE este miércoles, la delegada asegura: “Nosotros nos mantenemos en estado de asamblea permanente y movilización. Vamos a seguir organizando a los compañeros para enfrentar el ajuste”.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo