La ley de fertilización asistida cuadruplicó los tratamientos

A casi dos años y medio de sancionarse la normativa que garantiza el acceso gratuito a las técnicas de reproducción, las clínicas de la ciudad admiten estar “desbordadas” por la alta demanda. Las obras sociales dejaron atrás la reticencia y la mayoría se adaptó a la ley: absorben los 60 mil pesos que cuesta el tratamiento.   

En un solo establecimiento privado, la demanda saltó de 200 a 800 tratamientos
tramitados desde la vigencia de la ley.

“La sanción de la ley marcó un antes y un después. Es así de claro”. Viviana Ventura, jefa del Servicio de Medicina Reproductiva de Grupo Gamma, no anda con vueltas. Es tajante y contundente con su afirmación. Los números, dice, hablan por sí solos. “En 2012 realizamos cerca de 200 tratamientos. Este año vamos a superar los 800. El crecimiento es muy marcado”, detalla.

El panorama que brinda Ventura se repite en la mayoría de las clínicas privadas de la ciudad que ofrecen técnicas de fertilización asistida. El relevamiento realizado por Rosarioplus.com marca que la cantidad de parejas que logró acceder a un tratamiento se multiplicó por cuatro desde que a mediados de 2013 el Congreso Nacional sancionó Ley N° 26.862 y obligó a las obras sociales y al sector público a costear los costos de estos planes.

“La mayoría de la gente no tenía acceso por los costos, por lo que en muchos casos ni siquiera se había planteado hacer el tratamiento. Ahora la protección de las obras sociales beneficia y ampara a las parejas”, agrega Ventura. En la actualidad, un plan integral con la batería de técnicas y medicamentos cuesta entre 50 y 60 mil pesos.

“Por suerte ahora hay un protocolo a seguir. Las obras sociales dejaron de poner trabas y desde hace un tiempo empezaron a adaptarse a la ley”, explica la doctora. Y agrega: “Lo único engorroso son los papeles y los trámites burocráticos. Pero el tratamiento se ofrece, que es lo importante”.

Un tratamiento puede costar hasta 60 mil pesos. No tener esa suma disponible implicaba resignarse a la infertilidad.

La efectividad de los tratamientos, según esta especialista, suele rondar el 40% de los casos. El único agujero legal aparece respecto de la repetición de los intentos. La ley no estipula un límite. Sin embargo, hoy las prepagas y las obras sociales están ofreciendo un máximo de tres tratamientos de alta complejidad.  

Qué pasa en el sector público

Claudia Ghitarroni forma parte de la ONG Fertilidad Rosario, una entidad que luchó y militó contra viento y marea por la sanción de ley. En el rubro de las clínicas privadas, el panorama que brinda coincide con el de Ventura: la adaptación fue lenta y la reticencia muy fuerte, pero en la actualidad los tratamientos se ofrecen. “Hay una demora de tres meses desde la primera consulta hasta la concreción del tratamiento. Eso es lo único malo”, señala.

El cuadro de situación cambia en lo que hace a la salud pública. El Hospital Centenario es el único efector público de Rosario que atiende a parejas que carecen de cobertura médica. Según Ghitarroni, la oferta por lo general solo alcanza a los tratamiento de baja complejidad, léase los primeros estudios, hormonas e inyecciones.

“Hemos recibido denuncias que en casos de alta complejidad, el Centenario deriva muchas veces al paciente a un especialista de un centro privado que cobraba un plus de 8 mil pesos. Y no está bien. Esto tiene que ser gratuito tanto en la medicina pública como las obras sociales. Así lo estipula la ley”, afirma la mujer.

La ley tuvo 204 votos a favor, 9 abstenciones (8 diputados PRO y 1 radical), y un negativo (macrista)

La principal queja de esta ONG pasa por la carencia de un centro médico público especializado en esta problemática. “El gobierno de Santa Fe prometió la construcción de un centro específico o un convenio con centros privados que iba a garantizar el 100% de los costos. Ninguna de las dos cosas existen en la actualidad”, subraya Ghitarroni.

Meses atrás, el Ministerio de Salud provincial, a través de la Dirección por la Salud de la Niñez, Adolescencia, Sexual y Reproductiva, brindó sus propios números sobre casos exitosos de fertilización asistida. Fue tras un fallo judicial que obligó a Iapos (la obra social de los empleados públicos) a solventar el tratamiento a una docente que interpuso un recurso de amparo porque la prepaga le negaba ese derecho con el pretexto de que ella no tenía "pareja conviviente".

Se informó que desde 2012, fecha en la que se inauguró la Unidad de Reproducción Humana Médicamente Asistida (URHMA), la provincia concretó 122 inseminaciones intratuterinas, de las que resultaron con éxito cuatro casos que llegaron al embarazo. Asimismo, se detalló que en los últimos tres años nacieron nueve bebés por fertilización asistida de personas de entre 21 y 41 años.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo