sec-corbata

La Muni explicó qué hace por la emergencia en seguridad

La Municipalidad de Rosario presentó un balance bimestral de las acciones en seguridad tras la emergencia dictada por el Concejo. El foco está puesto en la contención social que propone el Plan Abre, y en segundo término, medidas de control directo 

 

El Ejecutivo municipal presentó este viernes un informe detallado de las acciones realizadas en los últimos meses en el marco de la emergencia en seguridad sancionada por el Concejo municipal en septiembre pasado. Más allá de las acciones referidas a la fiscalización y control, la gestión de Mónica Fein -según este enfoque- le dio impulso al abordaje social y de intervención urbana en los barrios más vulnerables, una materia que aún adeuda. 

Caruana (Salud), Leone (Gobierno) y Javkin (secretario general),
en el informe bimestral presentado este jueves. (MR)

El informe, que es el requerido por el Concejo cada dos meses, dice que la política del gobierno local profundizó el Plan Abre para el mejoramiento del espacio público en distintos barrios como Travesía, Industrial, La Cerámica, Fuerte Apache, Villa Moreno, y su complementario Plan Abre Familia, que aborda de manera personalizada a las familias para garantizar las prestaciones básicas.

También dentro del abordaje social, el área de salud no quedó al margen aprovechando la proximidad de los vecinos y los centros de salud. Según citaron, un ejemplo de esto son los trayectos pedagógicos con más de 2400 jóvenes de alta vulnerabilidad de hasta 30 años, abordados desde acciones específicas como la instrucción en oficios y las capacitaciones laborales con percepción de una beca mensual.

“Más allá de los proyectos duros de seguridad, las acciones tienen que ver con la implementación de políticas estrictamente sociales y urbanas en sectores vulnerables, que son las que nos van a permitir resolver los índices de violencia. Son más largos y complejos, pero en definitiva son los que resuelven el problema de fondo”, explicó el secretario de Gobierno, Gustavo Leone.

Capacitación en oficios a jóvenes del distrito Sudoeste. (MR)

En las últimas semanas de agosto, la ciudad se había estremecido con dos hechos de inseguridad de gran repercusión mediática. Fueron los crímenes de Nahuel Ciarrocca, asesinado en Amenábar y Dorrego para robarle el teléfono celular, y de Fabricio Zulatto, cuyo cadáver apareció en el pozo ciego de una villa de zona norte, por un aparente conflicto con un distribuidor de drogas.

En ese marco, la Municipalidad de Rosario envió una batería de medidas para reducir la inseguridad dentro de sus facultades. Vale recordar que en esa fecha se generó la masiva marcha Rosario Sangra, autoconvocada por redes por los ciudadanos y que tuvo un fuerte impacto social y político.

Delitos

Apertura de calles en barrio Industrial, también en busca de erradicar rincones inseguros.

Por su parte, el secretario general de la Municipalidad de Rosario, Pablo Javkin, resaltó el trabajo mancomunado y “multiagencial” con el Ministerio Público de la Acusación, la Provincia y Villa Gobernador Gálvez, para trabajar de manera más fina con datos de criminalidad por barrios. A modo de ejemplo y para dimensionar la importancia de la información preventiva, explicó: “Es clave la coordinación porque sabemos, por ejemplo, que cuando hay un incidente en un barrio particular, puede tener réplicas en el mismo lugar en breve”.

A su vez se detallaron las acciones para concientización de uso de armas, el desarme, la adquisición de bienes vinculados a la seguridad (alarmas comunitarias, vehículos, cámaras, luminarias) y fiscalización de comercios y controles en la vía pública.

 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo