“Es el momento de comprometernos más con nuestras ideas”

Santiago y Marcos son dos creativos que trabajan en el campo de la comunicación audiovisual. Además de la amistad los une el mismo pensamiento político. La semana pasada se encontraron de casualidad en la puerta de la departamental del PJ. Llenaron las fichas y se afiliaron. Explican que la coyuntura los “empujó” a participar en la estructura orgánica del partido

Quienes posan para una selfie con los dedos en V en la puerta de la departamental del Partido Justicialista rompen de raíz con el falso estereotipo creado y propagado en torno al simpatizante kirchnerista. Son jóvenes profesionales e independientes. Se graduaron en la universidad pública y con mucha pasión, esfuerzo y conocimiento ganaron terreno en el campo de la comunicación audiovisual, un rubro con mucha demanda y poca oferta en Rosario.

No responden a ningún jefe político ni a ningún aparato militante. Pero sí tienen conciencia social y política. Defienden el modelo de país que se inició en 2003 y que terminó hace 40 días. Con el poder en manos de la “derecha neoliberal”, decidieron que era el momento de una participación más activa y comprometida. Desde la semana pasada, sus nombres figuran en los registros del PJ rosarino.

Marcos Garfagnoli tiene 36 años y es director de fotografía. Santiago King es tres años más chico y es asistente de dirección. Se conocieron trabajando en medio de cables, micrófonos y cámaras. Con el paso del tiempo forjaron una amistad.

El viernes pasado se encontraron de casualidad en la puerta de la departamental del PJ. Bastó una mirada y una sonrisa cómplice para darse cuenta que los dos estaban en esa cuadra por la misma razón. Primero se abrazaron. Luego, caminaron algunos metros  para sacar fotocopias. Y después, con los papeles en la mano, cruzaron juntos la puerta del inmueble. El trámite de afiliación duró poco. Pero se inmortalizó con una foto que más tarde compartieron en las redes sociales.

Marcos y Santiago son dos de los dos mil rosarinos que en estos últimos 15 días se afiliaron al Partido Justicialista. Las autoridades de la departamental admiten que jamás recibieron tantas solicitudes juntas. Rosarioplus.com dialogó con ellos para saber qué los motivó a dar el paso de empadronarse por primera vez en la estructura orgánica de un partido.

“Después del triunfo de Macri y de lo que pasó en este mes, sentí que tenía que comprometerme más. La verdad que no esperaba que el nuevo gobierno avanzara tan burdamente contra las conquistas alcanzadas en estos últimos 12 años”, explica Marcos.

Su acercamiento al Frente para la Victoria empezó ni bien “el pingüino (por Néstor Kirchner)” asumió a la presidencia. Fue el primer lugar de pertenencia que encontró en la política partidaria. “Nunca me sentí cómodo con los movimientos de izquierda que eran los que tenía más cerca en la vida universitaria. En su día fui muy crítico con el peronismo. Lo asociaba a los 90. Cuando pasé a estudiarlo a fondo y a reinterpretarlo apareció Néstor, un peronista diferente a los que había en esa época”, subraya.

La adhesión a las ideas oficialistas dio paso a una militancia más bien pasiva. Se le cruzó por la cabeza participar en alguna agrupación como La Cámpora o el Movimiento Evita pero nunca concretó aquella iniciativa. El bichito de la afiliación le picó en las últimas semanas.  “En una de las marchas en defensa de la Ley de Medios me crucé con un amigo que me contó que se había afiliado. Ese fue el envión que me faltaba”, admite.

En el caso de Santiago, la afiliación llegó como un “impulso”, como una necesidad corporal de dar testimonio ante una “preocupante coyuntura”. Reconoce que nunca pensó que se iba a afiliar a ningún partido y menos aún que iba a iniciar los trámites en un mes que se supone de descanso.  

“Hay un lugar que ya no lo tenemos, el cual hay que pelear mucho por recuperarlo. Creo en el empoderamiento del pueblo y en la necesidad de participar a través del ejemplo y no del discurso. Por eso tome está decisión. Es el momento de participar orgánicamente”, asevera.  

Santiago también encontró su “primera pertenencia política” en el abanico teórico y práctico del kirchnerismo.  “Formo parte de una generación que creció sin la discusión política que hay ahora. De más joven era de discutir y de charlar mucho de política pero desde afuera, sin participar. Hubiese seguido siendo así si no fuese por Néstor y Cristina”, explica.

La paternidad, agrega, fue otro de los motivos que lo movilizó y lo empujó a tomar la determinación de afiliarse.  “Escuchar a mi hijo de 7 años definir lo que es patria, lo que soberanía y hablar de San Martín es muy fuerte. Y guarda que no es por el trabajo que hizo uno como padre. Tiene que ver con un clima de época”, analiza.  

Una reflexión compartida es que hay que “embarrarse” sin mirar con tanto recelo “los ruidos lógicos” que genera la estructura y la historia del PJ. “Siempre tuve como un recelo o una precaución de participar orgánicamente en un lugar por las impurezas de los partidos. Me parece quedarse con esto es muy egoísta. Como lo fue la izquierda votando en blanco”, dice Marcos.

“A uno le hace cierto ruido porque no deja de ser chocante afiliarse al PJ. Pero por como están dadas las cosas, tampoco sirve quedare en el molde sin hacer nada. Además estando adentro uno puede defender la porción del peronismo con la que se siente identificado. Seguramente vamos a tener internas. Al estar afiliado uno tiene voz y voto”, agrega Santiago.

Los jóvenes piden más que nunca transformar el espíritu crítico en participación, ya sea en una marcha, con una pancarta o con una afiliación. Repiten una y otra vez que hay que defender “las conquistas y los derechos alcanzados”. Les temen a los arrebatadores de siempre.    

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo