sec-corbata

El jugo exprimido se convirtió en un artículo de lujo

Los aumentos de precios llegaron a la verdulería y, por transferencia, a los bares. En algunos lugares, el jugo de naranja aumentó y en otros directamente dejaron de venderlo

El pedido al bar desde la oficina es un clásico de la mañana de muchas personas. Un cortado, medialunas, tostadas, un exprimido. Pero entonces llega la noticia inesperada: “No vendemos más exprimido”, dicen desde el otro lado del teléfono. ¿Cómo puede ser? ¡Si es uno de los productos infaltables y típicos de los bares argentinos! “Por el aumento de la naranja”, argumentan. Un recorrido por algunos bares y verdulerías revela el estado de situación del exprimido de naranja en un verano con inflación. 

Primero lo primero, el verano no es la estación de la naranja. El mejor momento para comprar y consumir la popular fruta es de mayo a septiembre, extendible de marzo a noviembre, según las variedades. Acorde a los datos de la Federación Argentina del Citrus, la naranja es el cítrico favorito de los argentinos: es el más cultivado y el más vendido del país. Pero bueno, no está disponible de la misma forma durante todo el año. Si a esto se le suma el aumento generalizado de precios, las noticias no son buenas para los fanáticos del exprimido o del Campari. 

En un bar pequeño del centro rosarino, de esos que se especializan en desayunos y almuerzos ejecutivos, afirman que siguen vendiendo el jugo casero, pero con una suba considerable. “Estaba $32 y ahora tenemos que venderlo a $45. Lo ofrecemos igual, queda a consideración del cliente pagar ese precio”. Y, claro, más de uno lo piensa dos veces antes de invertir ese dinero, que podría comprar kilos y kilos de otras frutas, o incluso un menú completo. 

En otro local similar, a apenas una cuadra, dicen que por ahora no aumentaron el exprimido, que se mantiene en $34. Ojo, tampoco es nada barato. Además, en este caso, sí entregan jugo natural en las promos de desayuno. Una cuadra más en dirección al río por pleno centro y el exprimido baja su precio un poco más: está $30 el grande y $22 la copa más pequeña. Ahora sí, nada de naranjas en el combo del café y las medialunas. 
 



En el camino, una verdulería da la posibilidad de ir al núcleo de la cuestión: ¿cuánto está el kilo de naranjas? 28 pesos. El verdulero amablemente explica que son naranjas de invierno porque no es temporada, y que cada tanto consigue algunas más baratas pero ese es el precio por ahora. En otro local del rubro, una empleada da el mismo veredicto: 28 pesos, naranjas de invierno. Es decir: con lo que sale el exprimido más barato en un bar, se compra un kilo de naranjas en cualquier verdulería y sobran dos pesos.

Justo en frente, un tradicional bar de la zona. Ante la pregunta de si siguen vendiendo exprimido a pesar del aumento, dos empleados responden al unísono: “Lamentablemente, sí”. ¿Qué es lo que hay que lamentar? “Está $450 el cajón de naranjas”, afirman. Pero ellos no aumentaron el precio del jugo, así que están pagando el costo del incremento. Una salvedad: ahí el exprimido sale de por sí $45. ¡Menos mal que no ajustaron la tarifa!
 


Finalmente, en un local pequeño y modesto, aseguran que dejaron de vender exprimido por un tiempo. “Esa es mi política”, afirma el dueño.“Si me suben los precios, yo dejo de comprarlo. Hice lo mismo con el tomate. Si no, tengo que cobrar un exprimido casi 50 pesos”, argumenta. No es el único bar rosarino que sacó el producto de sus cartas por el aumento: en al menos otros dos hicieron lo mismo, y en otros eligen entregar jugo envasado, para compensar. 

La conclusión está clara. Si las ganas de tomar un refrescante exprimido de naranja son más fuertes, hay que invertir en un kilo de la fruta y hacerlo en casa. Para acompañar el café del desayuno, mejor conformarse con el vasito de soda. Y, lo más importante, para el Campari, no queda otra que seguir comprando los conocidos jugos industriales que suele acompañar la bebida colorada. Hasta que no llegue el otoño, el exprimido de naranja, un artículo de lujo. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo