El dólar libre divide a las entidades pyme

Sisca, de Apyme, y Came, vía comunicado, muestran dos miradas opuestas sobre los efectos de la liberación cambiaria y la devaluación respecto del futuro inmediato de las pequeñas y medianas industrias nacionales

El levantamiento del cepo causó posicionamientos diversos en los diferentes sectores de la industria y el comercio nacional. En el caso de las Pymes, algunos estuvieron en contra de la decisión del gobierno y otros celebraron la eliminación de las restricciones a la compra de divisas.

Juan José Sisca, de Apyme.

Juan José Sisca, presidente de Apyme Rosario, anticipó que las medidas anunciadas por el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, "van a aumentar muchos los precios y generarán despidos".

"Estamos muy preocupados en el sector pyme", señaló el empresario en diálogo con Sí 98.9. "Las importaciones se hacían con un dólar de 9,57, ahora será a 14,5. Representa un aumento importante en el costo de los insumos que utilizamos", afirmó.

Según explicó Sisca, el aumento de precios va a generar la baja de consumo, provocando desempleo en la pequeñas y medianas empresas.

El presidente de Apyme Rosario, recordó la mala situación que vivió el sector en los años noventa y advirtió que los empresarios no van a esperar mucho tiempo para “volver a estar reclamando en la calle”.

En cuanto a la apertura de importaciones y el ingreso de nuevo productos al mercado interno, Sisca comentó: "El mundo está de remate, porque las economías centrales están con graves problemas y tratan de encajar sus productos a precios regalados".

Elías Soso y Osvaldo Cornide, de Came.

En el lado opuesto al sector representado en Apyme Rosario, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came), celebró el levantamiento del cepo cambiario, considerándolo “una buena noticia para las pymes, porque busca quitarle incertidumbre a la economía y eso podría permitir recuperar la confianza de los consumidores, acelerar las inversiones productivas frenadas por las empresas, y reducir la burocracia en muchas operatorias cotidianas”.

“Era difícil funcionar con tantos tipos de cambios y con tantos agentes especulando con la divisa. Además, para muchas economías regionales e industrias del país, el peso había quedado demasiado sobrevaluado, dificultando la exportación y generando amenazas de invasión de importaciones que estaban siendo contenidas con una política de comercio exterior muy estricta”, explicó Came en un comunicado.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo