sec-corbata

El ajuste no pregunta a quién votaste

Hace un poco más de un mes del inicio de gestión del presidente Mauricio Macri y las noticias sobre despidos, tanto en el ámbito privado como público, no paran de llegar. Contratos que no se renuevan, plantas permanentes que se achican, licencias que se caen, tienen como correlato la voz de los trabajadores que se ven afectados. 

Por su parte en el gremio estatal continua el malestar por los despidos y contratos rescindidos que se produjeron por decisión del actual gobierno del frente Cambiemos.

Uno de los lugares en donde el macrismo intervino es el Ministerio de Seguridad, dominios de Patricia Bullrich. La justificación es el afán por separar del Estado a todo aquel que tenga militancia o afinidad con el kirchnerismo, igualando la participación política a no hacer nada, a beneficiarse con un sueldo por funciones que en verdad no se cumple. En fin, igualando la participación política a ser un “ñoqui”.  

La persecución política está - sino cómo llamar a la revisión de las cuentas personales de facebook de los trabajadores del Centro Cultural Kirchner para determinar su reincorporación o no, algo a lo que la expresidente Cristina Kirchner hizo alusión en su suneta oficial de Twitter – pero el achicamiento del Estado no distingue colores políticos. 

“Decime que me echás por kirchnerista, pero no por ñoqui"  

En los últimos días, desde ATE Capital se advertía que en esa cartera habrían 420 personas que quedarían sin trabajo, algo que finalmente sucedió el lunes, con la comunicación oficial de las autoridades para con esos empleados. “No hay diálogo con los funcionarios”, admitió Catalano y agregó: “El gobierno está persiguiendo a los trabajadores por su militancia”. 

El plumazo no tardó en repercutir en las redes sociales, donde pronto se destacó una intervención, precisamente la de uno de los damnificados, Pablo Fracchia. Este trabajaba en la Dirección de Derechos Humanos, en la órbita del Ministerio de Seguridad, y su posteo en Facebook cosechó más de 20 mil adhesiones.

 

HOY ME LLEGO LA REVOLUCIÓN DE LA ALEGRÍA. ESTOY DESPEDIDO.¿Por que no? Si lo mismo que viví yo hoy le pasó a casi mas...

Posted by Pablo Fracchia on Lunes, 18 de enero de 2016

“Desde que llegó la nueva gestión, intentamos, desde la Dirección de Derechos Humanos en la que trabajo, presentarnos ante las nuevas autoridades para contarles lo que hacíamos. No nos recibieron. Nunca”, afirmó Fracchia.

Según contó el militante, del sector donde trabajaba “salieron las normativas que regulan qué tiene que hacer la Policía Federal ante un caso de Violencia intrafamiliar” y la resolución que permite que personas trans puedan ingresar en las fuerzas. Además, parte de los trabajadores echados formaron parte del equipo “que finalmente identificó a Luciano Arruga”, en alusión a un joven presuntamente muerto en manos de la policía bonaerense en 2009, en Lomas del Mirador.

“¿Todos somos ñoquis? -inquiere Fracchia- Aun sabiendo que los tipos pueden ir a mi archivo y ver como marqué mi dedito durante todo este tiempo. ¿Todos los despedidos somos ñoquis? Ñoquis que administran el comercio, ñoquis que hacen satélites, ñoquis que gestionan las jubilaciones de nuestros abuelos”, reflexionó el ex empleado del Ministerio de Seguridad.

“Decime que me echás por kirchnerista. Decime que me rajás porque querés poner a alguien tuyo a que cobre mi sueldo. Decime que es porque querés desguazar al Estado, y debatiremos todo lo necesario. Pero no me digas que me echas por ñoqui, porque es una falta de respeto a mi profesión, a mi compromiso y a mi decisión de ser un trabajador estatal, porque un puesto de laburo menos en el Estado, es un derecho conquistado que no se defiende”, concluyó el militante kirchnerista despedido.

"Yo confié y no me salió bien"

Esa fue la frase que utilizó “Mona”, una cronista de la señal DeporTV al enterarse que estaba “oficialmente despedida”. 

Según trascendidos a la prensa al canal, dependiente del Ministerio de Educación, se le están cayendo las licitaciones y para el ministro, Esteban Bullrich, no es prioridad atender a sus renovaciones.  Los primeros damnificados fueron los dos noticieros informativos del canal, que a partir de este viernes no se emitirán más. 

La cronista “Mona”, como se hace llamar, recibió la noticia e hizo su descargo a través de la red social twitter, donde mostró su malestar. Luego de un mensaje en que expresó “estamos todos en la calle”, en menos de 140 caracteres dejó en claro que el ajuste no pregunta a quién votaste: “Oficialmente despedida. Yo voté el cambio y me la estoy comiendo doblada”, sentenció. 

Luego de semejante declaración, los mensaje de apoyo no tardaron en llegar. Propios y ajenos se solidarizaron con la joven y todos los trabajadores que están pasando por su situación en estos días. Twitts que Mona agradeció y hasta compartió en su cuenta varios de ellos.

También algún mensaje despechado le habrá llegado porque tuvo que reconocer lo que al parecer ahora la periodista reconoce como un error, según se desprende de uno de los últimos twitts que publicó en relación al tema: “No entiendo por qué la gente me dice ‘rubia boluda’ o ‘idiota’ por haber votado a Macri. Fue una elección yo confíe y no me salio bien“.

 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo