sec-corbata

Discuten sobre la verdad detrás de la emergencia energética

El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, advirtió que “el sistema energético está al borde del colapso” por la falta de incentivos para invertir, y justificó así que el gobierno haya establecido la Emergencia del Sistema Eléctrico Nacional hasta el 31 de diciembre de 2017.

Las declaraciones de Aranguren abrieron el debate sobre las políticas energéticas implementadas en el último tiempo y la participación empresaria en el conflicto.

Por un lado, el representante del Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo, Federico Bernal, le comentó a Sí 98.9 que “no existe tal emergencia energética”.

Según explicó el doctor en Bioquímica, la medida es “una maniobra política justificada por el aumento de tarifas que el gobierno de Macri va a proponer”. 

“Es imposible que haya una situación de colapso energético cuando en los últimos 12 años se han incorporado 7 millones de hogares a los servicios básicos de electricidad e interconectado a 10 provincias”, señaló Bernal.

“Es una gran falacia”, disparó el representante del Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo y concluyó: “Son los mismos funcionarios que en los ‘80 y ‘90 desguazaron el patrimonio público energético y general porque representan determinados intereses”.

En oposición a Bernal, el vicepresidente del Instituto Argentino de Energía (IAE), Gerardo Rabinovich, reconoció que la situación energética es crítica y se venía manifestando por los cortes de energía que sufren los consumidores.

​”Hace 7 años que la situación está muy mal, y se viene escondiendo”, afirmó el referente del IAE, en diálogo con Sí 98.9 y agregó: “Se producían cortes en el suministro que no eran anunciados, y el público desprevenido se quedaba sin luz durante varios días. La explicación que daban era que la gente consumía mucho aire acondicionado”.

En apoyo a la medida tomada por Mauricio Macri, Rabinovich señaló: “El gobierno por primera vez diagnostica el problema, luego se plantean soluciones, que no son suaves ni rápidas, pero una vez que se reconoce el problema resulta mucho mas fácil llegar a soluciones. El decreto de emergencia eléctrica es la solución”.

Según explicó el especialista en planificación y economía energética, la infraestructura que reproduce y distruibuye la electricidad en los períodos pico de calor “no es suficiente”.

El ministro Aranguren, al anunciar la emergencia del sistema energético

“Algunas medidas que la sociedad puede adoptar de cuidado del consumo de electricidad son limitar la temperatura y refrigeración de los aires acondicionados, restablecer el equilibrio económico de las empresas de distribución de electricidad que están prácticamente quebradas, como la EPE ó CAMESA”, aseguró Rabinovich.

En cuanto al incremento en la tarifa del consumo hogareño de energía, el ingeniero se mostró a favor de un aumento porque “hay sectores de la población, en Buenos Aires, que pagan facturas irrisorias con consumo indiscriminado”.

Consultado por si la quita de subsidios al sector industrial podría derivar en el aumento de productos, Rabinovich descartó que fuera cierto porque “la mayor parte de subsidios va a la compra de combustible importado (gasoil y gas natural) para que funcionen las generadoras”.

“El problema mayor es la inversión”, indicó el vicepresidente del Instituto Argentino de Energía y anticipó: “El verano será critico, dependiendo de la temperatura. Las medidas de esta declaración de emergencia siguen una serie de prioridades donde el ultimo afectado debería ser el consumidor”.

“El ex ministro De Vido es el principal culpable de esta situación. Esta muy bien que inauguró Atucha y Yaciretá, pero como la vida el consumo sigue creciendo, y hay que darle recursos a la industria para que crezca. Y esto no se hizo de forma adecuada, lo que se hizo no fue suficiente”, concluyó.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo