sec-corbata

Dependencias estatales en alerta por la ola de despidos

En medio de los despidos masivos de trabajadores del Estado Nacional, los primeros recortes en la región se hacen visibles en los centros locales del Sedronar, donde se atienden jóvenes con adicciones

En los últimos días se conocieron novedades de despidos masivos a trabajadores del Centro Cultural Kirchner, el Senado de la Nación, y varios municipios oficialistas, efectuados por el gobierno nacional de Cambiemos. Si bien no hay cifras oficiales, el número de personas removidas de sus puestos de trabajo supera las seis mil, con el argumento de que son “ñoquis” de las estructuras militantes del gobierno saliente, específicamente de La Cámpora. 

Mientras los gremios del sector se plantan en alerta a nivel nacional, el ajuste parece haber llegado a la región y afectan por ahora a los centros locales dependientes de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar).

La Casa Educativa Terapéutica (CET) funciona en Granadero Baigorria desde septiembre de 2014 tratando problemas de adicciones y fue la primera en abrir del programa Recuperar Inclusión (que abrió diversos centros de prevención y tratamiento contra las adicciones en distintos lugares del país). Veintiuno de sus trabajadores recibieron el 30 de diciembre la noticia de que sus contratos no serían renovados.

A raíz del recorte de personal, el centro tuvo que reducir su atención diaria de 12 a 3 horas. Los principales afectados por la medida son los jóvenes que buscaban contención en el espacio de diferentes maneras.  

Por otra parte, la situación permanece incierta para los empleados del Centro Preventivo Local de Adicciones (CEPLA), ubicado en Juan José Paso al 2000 (Empalme Graneros), que también desde 2014 trabaja para recuperar y capacitar a jóvenes adictos.

Paola Barbero, vicedirectora de la institución, asegura que están “en plenas negociaciones” y que todavía no saben qué ocurrirá con los trabajadores del Centro. “La semana que viene sabremos por sí o por no, pero por ahora no tenemos ninguna certeza”. 

Mientras tanto, diversas dependencias estatales emplazadas en la ciudad advierten que la situación es crítica y permanecen en estado de alerta ante posibles ajustes o recortes en el personal. 
 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo