sec-corbata

Denuncian que hay modernos equipos forenses guardados en cajas

La forense Virginia Creimer, una eminencia en el país en medicina legal, asegura que los equipos de última tecnología que se mandaron a Rosario están sin usar y guardados en cajas. Cuenta que se encontró con panorama “muy grave” al pisar el Instituto Médico Legal para participar de la segunda autopsia al cadáver de Franco Casco

La denuncia es grave. Por su contenido y por quién la pronuncia. Virginia Creimer (47 años) es una de las voces más autorizadas en el país en materia de medicina legal y clínica quirúrgica. Su currículum da cuenta de una intachable trayectoria en el mundo de la criminología forense. Dedicó gran parte de su vida profesional a hurgar en las huellas de la violencia institucional y a desarticular versiones oficiales.

Fue la primera directora de la red nacional de ciencia forense y la persona que creó los laboratorios regionales de ciencia forense del país, los cuáles, según explica, tienen tecnología de punta, la misma que se utiliza en Estados Unidos, en Inglaterra o en Francia.

En septiembre de este año, renunció a su cargo de Subdirectora del Área Procuración en el Ministerio Público Fiscal de la Nación. Sus superiores le “soltaron la mano” al no brindarle las medidas básicas de seguridad para poder declarar como perito consultor en la causa de Osvaldo Cambiasso y Eduardo Pereyra Rossi, juicio que se llevó a cabo en Rosario.  

Luego de su declaración, sufrió una grave amenaza: le dejaron un cuchillo con sangre en la puerta de su casa. Antes, había padecido un ataque contra su auto y el descuartizamiento de su perro. Hoy en día, trabaja en el ámbito privado: tiene una consultora de ciencia forense que pretende ser un semillero de profesionales con una nueva mirada legal y humanitaria de las investigaciones criminales.

Creimer fue muy crítica con el estado del Instituto Médico Legal de Rosario

En diálogo con Rosarioplus, Creimer narra la experiencia que le tocó vivir el 8 de julio de este año cuando viajó a Rosario para participar de la segunda autopsia al cadáver de Franco Casco en el Instituto Médico Legal de la ciudad. Cuenta que se encontró con equipos de última tecnología guardados y amontonados en cajas, que faltaban condiciones mínimas de salubridad e iluminación, y que el fotógrafo de la morgue sacaba fotos con una cámara de rollo, entre otras graves irregularidades.

-¿Cuál es la infraestructura nacional en materia de medicina forense e investigación criminológica?

-Existen laboratorios centrales de alta complejidad y existen laboratorios satélites que vendrían a ser la puerta de ingreso al área de investigación científica de los delitos. Cuando supera la complejidad de estas unidades satélites pasa a los laboratorios centrales que están ubicados en Salta, Córdoba, Chaco, Mendoza, Buenos Aires y Santa Cruz.

-¿Por qué no en la provincia de Santa Fe?

-Santa Fe tiene un laboratorio satélite altamente equipado. Se compraron equipos para cubrir toda el área informática, de química, analítica, toxicología forense, genética y morgue. Hay parte de estos equipos en Santa Fe capital y parte en Rosario. Las compras se hicieron en el 2010 con recursos nacionales a través del ministerio de Justicia.

-¿Estos equipos están funcionando?

-Yo fui testigo de que algunos de los equipamientos de alto costo que se compraron todavía están en cajas arrumbados en el Instituto médico legal de Rosario. Los vi con mis propios ojos cuando fui hacer la re-autopsia de Franco Casco. Estaban tirados a un costado, lo que es gravísimo. Millones de pesos salen estos equipos. Cuando pregunté por qué no se habían instalado me dijeron que desconocían la utilidad de esos equipos. Estamos hablando de equipos de química y de tecnología forense que en una ciudad como Rosario, que está azotada por el narcotráfico, serían de gran utilidad.

-¿En el caso de Casco habrían arrojado mejores resultados?

-Por supuesto. Pero además de eso durante la autopsia pudimos relevar que, por lo menos en ese momento, el Instituto Legal de Medicina de Rosario, cuna de la medicina legal de Argentina, no tenía radiólogo forense de guardia, no tenía odontólogo forense de guardia, no tenía las condiciones de salubridad necesarias para trabajar. Tampoco tenían elementos básicos como buena iluminación para ver lo que se estaba investigando. Otro detalle: el fotógrafo forense del instituto sacó fotos con una cámara de rollo, no con una digital, lo que es una barbaridad. Se acabaron las 36 fotos y se acabaron las fotos de la autopsia. Nosotros sacamos 935.

Ya pasó un año de la muerte de Franco Casco sin que s ehaya avanzado en la investigación.

-Por lo que decís, es difícil confiar en los resultados de la primera autopsia.

-Es que en la primera autopsia, que era la fundamental, se perdió muchísimo material. Las autopsias tienen que ser metódicas, completas, sistemáticas e ilustrativas. Nada de esto se puede llevar adelante si no se cuenta con un equipo forense preparado y con la tecnología básica necesaria para poder plasmar los datos que se van recabando.

-¿Desidia burocrática o intencionalidad oscura para no instalar estos equipos?

-Son las dos alternativas que se le vienen a la cabeza a cualquiera que tiene experiencia en estos temas. No puedo emitir una opinión con rigor científico sobre la intencionalidad de esta responsabilidad profesional no cumplida.

-Crecimiento sostenido de los crímenes y deficiencias graves a la hora de investigar. ¿Tan grave es la situación de Rosario?

-Claro que es muy grave. Más que nada porque la incapacidad de respuesta de la pata forense de la Justicia en los casos de investigación criminal ha hecho que se tenga que enviar muestras a distintos lugares del país, lo cual demora la investigación y retrasa las conclusiones. En el caso particular de Rosario se da algo que yo por lo menos en los últimos 20 años no había visto y es que el defensor general, el doctor (Gabriel) Ganón, se haya tenido que hacer cargo de investigar cumpliendo un doble rol de fiscal y de defensor para que las causas no se cierren y las investigaciones sigan adelante.

-¿Qué evidencias se pierden cuándo se remiten pruebas a laboratorios de otras ciudades?

-Se pierden muchas evidencias. Pero por sobre todas las cosas se pierde la oportunidad.  No es lo mismo hacer los análisis de forma inmediata que hacer los análisis de forma dilatada. En medicina legal la oportunidad es sumamente importante. Hay que mandar las muestras necesarias al lugar indicado en el momento oportuno. De instalarse estos equipos reducirían los tiempos y mejoraría el funcionamiento de las investigaciones criminales y del poder judicial  

-¿Cuál es la situación de Rosario en materia de violencia institucional?

-Lo que te puedo decir es que en los casos de violencia institucional en los cuales se encuentran implicadas las fuerzas de seguridad, Rosario tiene un modus operandi totalmente diferente a otras fuerzas de seguridad de otras provincias. Esto ocurre, porque uno de los tantos elementos que se utiliza es el elemento bilógico/natural de la presencia del río Paraná. Se descartan los cadáveres de la violencia institucional en el río, complejizando la investigación de este tipo de delitos.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo