Dengue en Rosario: confirman el primer caso autóctono

Las cifras marcan una baja de casos significativa respecto al 2016. La campaña contra el mosquito transmisor y el clima fueron determinantes

En las últimas horas se confirmó el primer caso de dengue autóctono en Rosario. Sin embargo, las autoridades epidemiológicas provinciales han calificado a esta temporada estival como muy positiva respecto a la reducción significativa de casos de dengue en la ciudad y provincia de Santa Fe con respecto al 2016. Sólo se registraron cinco casos de personas infectadas con el virus mientras que el año pasado en esta misma fecha sólo en Rosario había más de 600.

“Los casos en Rosario fueron dos con antecedentes de haber estado en Formosa. Es importante la baja cifra porque no se dispersó la circulación del virus, al tomar las medidas de bloqueo. Eso más el descacharrado y el control de patio ayudó muchísimo”, explicó a Rosarioplus.com Julio Befani director de Epidemiología de Santa Fe.

En las últimas horas se sumó el primer caso de dengue autóctono en Rosario. Se trata de un paciente rosarino sin antecedentes de viaje que evoluciona favorablemente en su domicilio pero con un caso de síndrome febril positivo para dengue.

Cabe destacar que este primer caso de dengue autóctono del año se detectó en la semana epidemiológica N° 11, y en este mismo período del año 2016 en Rosario ya se habían producido 668 casos autóctonos y 58 casos con antecedentes de viaje (importados).

En todo el territorio santafesino en los primeros días de marzo de 2016 había 335 pacientes infectados, de los cuales 229 se contagiaron la enfermedad en la provincia, al ser picados por un mosquito Aedes aegypti. Pero un mes después las cifras indicaron que 1400 personas habían contraído dengue, según los registros de la Dirección de Promoción y Prevención de la Salud.

La cuadrilla de salud municipal fumigó en las instalaciones de Rosario Plus.
Campaña para combatir al mosquito transmisor

Así, quedó evidenciado un rebrote de la epidemia en los meses de marzo y abril. Hay varios factores que explican este fenómeno. Las intensas lluvias que provocaron inundaciones en las últimas semanas de marzo y principios de abril de 2016 recrudecieron el brote. El calor también hizo lo propio y la circulación de personas a destinos donde la enfermedad no está controlada es determinante a la hora de importar los casos.

Pero Befani reconoce que la enfermedad es cíclica y varía año tras año. Sin embargo este 2017 no se teme a que las cifras se multipliquen. “No tememos un rebrote pero hay que estar atentos. Todo depende de las condiciones climáticas, de las lluvias y el calor, y también el retorno de las personas que vacacionan. Semana Santa siempre es preocupante”, remarcó Befani.

"Las acciones tomadas han sido buenísimas. Incluso tenemos denuncias de cuadros similares al dengue pero siguen dando negativos. Lo importante es hacerlo todo el año”, remarcó. A partir de mayo de 2016, la Municipalidad de Rosario comenzó con un plan de prevención que un día al mes se profundizaba.

El mosquito es transmisor del virus productor de la enfermedad y lo traslada picando primero a una persona enferma y reproduciéndose. Por esto, se busca eliminar todos los posibles criaderos, como recipientes que puedan acumular agua.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo