sec-corbata

Concejo agitado: jura, presidencia y polémico Presupuesto

La jornada en el Palacio Vasallo arrancó temprano este jueves y terminó casi al cierre del día, con la aprobación del Presupuesto y nueva presidenta. Del agite militante al recinto vacío 

Hay nuevo Concejo municipal, esa es la primera noticia. Hay nueva presidencia del cuerpo, esa es la otra. Y hay Presupuesto 2016, la tercera noticia que completa la trilogía de novedades de una jornada muy agitada en el palacio Vasallo. Ahora bien, cada una tuvo su historia, negociaciones y polémica.

Las posiciones quedaron totalmente atomizadas, con diferencias hasta dentro de los mismos bloques, lo que permite inferir que a partir de ahora los ediles deberán aceitar las relaciones para lograr consenso y avanzar con las diversas temáticas pendientes. El Concejo sumó cuatro bancas, por lo que se llega a los 28 ediles, aglomerados en 18 bloques, 13 de los cuales son unipersonales.

De esa alquimia que se hizo y rehizo en los últimos días, y que ayer insumió sucesivas idas y vueltas, llamados y sondeos varios, se convino en que la presidencia del cuerpo sería para la primera minoría, el Frente Progresista Cívico y Social (FPCS). El oficialismo había resuelto que ese puesto fuera para un aliado radical, pero no hubo acuerdo y lo que era una puja interna terminó siendo tema de debate general.

Schmuck finalmente no accedió a la presidencia

Como se anticipaba, las dos mujeres radicales pugnaron por la presidencia, y tras el acuerdo del socialismo y del PRO, más el apoyo de otros unipersonales, Daniela León (UCR) fue quien logró quedarse con la presidencia del cuerpo. Fueron 17 votos. María Eugenia Schmuck (Radicales Progresistas), quien había llegado en días previos como “la favorita” al cargo, quedó lejos, con apenas 10. El voto que no se contó fue el de la flamante concejala Celeste Lepratti (Frente Social y Popular), que se abstuvo.

Siguiendo el orden de minorías, de acuerdo a la representatividad de bloque que exponen en el Concejo, la vicepresidencia 1ª quedó para Carlos Cardozo (PRO), y la vicepresidencia 2ª para Caren Tepp (Ciudad Futura).

Finalmente el cuerpo deliberante aprobó el proyecto de Presupuesto 2016, la prenda de cambio que el PRO le ofreció al socialismo votar según la necesidad del Ejecutivo, siempre y cuando la candidata a sentar en la presidencia fuera León. Desde el PS llamaron a ese arreglo como "un acuerdo de gobernabilidad", y así conseguían el OK para sacar el presupuesto con el revalúo fiscal para mejorar la recaudación de la TGI, aunque con porcentajes más moderados que los que el Ejecutivo propuso originalmente.

Un jueves eterno

No fue como cualquier otro jueves. El Palacio Vassallo abrió temprano sus puertas. Apenas ingresaron, los simpatizantes de cada fuerza se apuraron a colgar sus banderas. El clima en la tribuna anticipaba el calor del debate que llegaría por la noche. "Votaste a Macri, la puta que te parió", coreaban militantes del Movimiento Evita a los de Franja Morada que, a su vez, los acusaban de estar allí "por un choripán". En el laberinto de pasillos y oficinas del edificio, León y Schmuck contaban votos e intentaban convencer a quienes no estaban aún seguros de su voto. Un duelo de compañeras de militancia radical, universitaria, incluso de la misma Facultad de Ciencia Política.

León sacó rédito de su buena llegada al PRO, como lo demostró a lo largo del año al negociar y sacar adelante varias ordenanzas clave a pedido de la intendenta Mónica Fein. De hecho, el diputado provincial Roy López Molina, del PRO, la acompañó en el Palacio Vasallo para cerrar el acuerdo. Esa fuerza, con 5 ediles, es el bloque mayoritario y será clave de aquí en más en cada debate que se de entre concejales.

El Frente Progresista tiene, en realidad, más ediles que el PRO (suman 9) pero funcionará como interbloque. Y habrá que sanar las heridas que quedaron este jueves a la noche, ya que Schmuck sólo consiguió la adhesión de su compañero Sebastián Chale y de Carlos Comi (ARI CC). "El Frente Progresista queda debilitado así, dependiendo de la voluntad del PRO", criticaría Schmuck más tarde a sus socios políticos. También les recordaría que "la gobernabilidad no se consigue sólo con dos fuerzas políticas". 

Schmuck, quien obtuvo casi 40 mil votos en la primaria de concejales, construyó su base de apoyo entre los colegas opositores. La respaldaron Norma López (FpV), Fernanda Gigliani (Iniciativa Popular), Osvaldo Miatello y Carola Nin (Compromiso por Rosario), Juan Monteverde, Pedro Salinas y Caren Tepp (Ciudad Futura), Carlos Comi (ARI-CC) y Sebastián Chale (Radicales Progresistas).

En tanto que a León la votaron los 5 PRO (Carlos Cardozo, Alejandro Roselló, Gabriel Chumpitaz, Agustina Bouza, y Renata Ghigliotti), los 3 socialistas (Ghirardi, Verónica Irízar y Enrique Estevez), los kirchneristas Eduardo Toniolli y Marina Magnani, Lorena Giménez (PPS), Diego Giuliano (Rosario Federal), Aldo Poy (PDP), Martín Rosúa (UCR 1983), Jorge Boasso (Radical), y Carlos Cossia (Peronismo Solidario).

Con las horas, la militancia se retiró del recinto

 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo