sec-corbata

¿Cómo se implementará el protocolo antipiquetes en Santa Fe?

El secretario de Seguridad provincial tomó distancia del plan del gobierno nacional acerca de la facultad policial de reprimir manifestaciones sociales. “Hay que lograr el equilibrio con los derechos que están en pugna. el uso de la fuerza es la última de las acciones”, concilió.

Entre críticas y polémicas, el Ministerio de Seguridad de la Nación estableció un protocolo de actuación de las fuerzas de seguridad en manifestaciones públicas y le sugirió a las provincias que elaboren un manifiesto similar.

Tras la presentación de la medida impulsada por la ministra Patricia Bullrich, desde el gobierno nacional afirmaron que el escrito fue aprobado por el 80% de las provincias y comentaron que algunos gobiernos pidieron tiempo para estudiar la propuesta.

“Los gobiernos provinciales y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, adecuarán el protocolo a sus características, a sus códigos contravencionales, sus códigos de procedimientos y establecerán el momento para dar intervención a la justicia en virtud de las facultades no delegadas de las provincias garantizadas por la Constitución Nacional”, establece el artículo 2 del protocolo.

El gobierno santafesino, que participó de las reuniones con el Ministerio de Seguridad Nacional para establecer acciones conjuntas, se distanció de la propuesta nacional aclarando que la provincia tienen su propio protocolo que se está implementando desde hace tiempo.

"En Santa Fe no ha variado nada, continuamos con el protocolo que teníamos establecido", afirmó el secretario de Seguridad Pública de provincia, Omar Pereyra, en diálogo con Rosarioplus.com. El funcionario admitió que se están revisando algunos puntos del accionar policial en la provincia y aseguró que las fuerzas locales “apuntan a una negociación” para evitar una “escalada de violencia”.

Diferencias entre el protocolo nacional y provincial

El capítulo dos de la resolución ministerial señala que “el uso de la fuerza debe limitarse siempre al mínimo posible” y establece que “las fuerzas federales y provinciales dictarán protocolos específicos operativos sobre el personal y el uso mínimo y racional de la fuerza y el uso de armas no letales”.

En cuanto al procedimiento, Pereyra afirmó que el personal policial continuará realizando sus actividades con “escudos, cascos y bastones”, descartando el uso de armas de fuego.

"Hay que lograr el equilibrio con los dos derechos que están en pugna", aclaró el secretario de Seguridad Pública y agregó: "El uso de las fuerzas es la última de las acciones”.

A la hora de regular el trabajo de los medios de comunicación, el protocolo de actuación de las fuerzas de seguridad en manifestaciones públicas señala que los periodistas “desarrollen su labor informativa en una zona de ubicación determinada, donde se garantice la protección de su integridad física, y no interfieran con el procedimiento”.

Sobre la “sugerencia” del Ministerio de Seguridad Nacional, Pereyra aseguró que en Santa Fe no se va a intervenir en la cobertura periodística de manifestaciones sociales. “En Buenos Aires, a veces, los camiones de transmisión satelital entorpecen los procedimientos, por eso se sugirió una zona determinada para los medios. En Santa Fe no tenemos esos inconvenientes, así que no vamos a establecer un sector para la prensa”, explicó el funcionario.

Todo depende del lugar

A pesar de que el protocolo que aplicará Santa Fe es diferente al nacional, en el caso de que las manifestaciones sociales se realicen en juridiscción nacional (rutas o autipistas), la encargada de “establecer el orden público” será la fuerza federal. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo