¿Cómo actúan los "pescadores" de tarjetas en cajeros automáticos?

Hace unos días, un joven de 25 años quedó preso tras ser acusado de hurtos reiterados, defraudaciones especiales reiteradas y asociación ilícita. Todo esto a partir de una habitual modalidad delictiva denominada “pescadores”, que consiste en estafar a personas en los cajeros automáticos.

El fiscal Andrés Marchi es quien le atribuyó los delitos y el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Sergio Carraro, dictó su prisión preventiva en el marco de la investigación que lleva adelante la Unidad Investigativa Región 1 de la Policía de Investigaciones (PDI).

Marchi indicó que “la investigación continúa con el fin de establecer nuevos hechos y víctimas que se hayan podido verificar por la actuación del imputado y del resto de los integrantes de la banda” y explicó cómo funciona la modalidad delictiva denominada “pescadores” y pidió precaución a la ciudadanía.

¿Cómo actúan los pescadores? Está bueno saberlo para no caer en la trampa. El procedimiento sería el siguiente:

  1. Un integrante de la banda instala en la ranura del cajero automático un dispositivo de los denominados pescadores, que es una especie de cobertor plástico con la forma de la tarjeta y con una apertura que queda del lado de quien lo instala.
  2. El dispositivo es prácticamente imperceptible. Cuando un cliente se dispone a retirar dinero e ingresa su tarjeta, este retiene la tarjeta. En ése momento, otra persona amablemente se acerca ofreciendo su teléfono celular para llamar al servicio de atención al cliente de la entidad bancaria y hacer la denuncia correspondiente.
  3. La víctima de buena fe concreta el supuesto llamado al banco. Del otro lado de la línea, atiende un tercero que comienza a realizar preguntas para lograr que la víctima le informe su clave pin, o la accione a la vista de la persona que ofreció su teléfono.
  4. Finalmente la víctima se retira, con la sensación de haber hecho la denuncia correspondiente. Mientras que otro integrante de la banda ingresa, retira el elemento pescador y se lleva la tarjeta que supuestamente había tragado el cajero. Una vez hecho esto, los delincuentes ya cuentan con la tarjeta y la clave para hacer las transacciones que requieran, que van de “extracciones, toma de crédito y transferencias entre ellas para lograr los retiros”, según expresó el fiscal.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo