Los bares rosarinos podrían limitar el azúcar, como lo hacen con la sal

El Concejo Deliberante de la ciudad de Córdoba aprobó este jueves un proyecto que limita la provisión de azúcar en locales gastronómicos, una iniciativa similar a la que se implementó en Rosario en cuanto al consumo de sal. A pesar de que los ediles locales aún no presentaron una propuesta de este tipo, desde el área de Salud del municipio rosarino consideraron como positiva la ordenanza y posible de ser adaptada a la ciudad.

"Todas las medidas que ayuden a controlar el consumo de azúcar son buenas", señaló María Mercedes Ruben, coordinadora del área Alimentación de la Secretaría de Salud Pública de la Municipalidad, en diálogo con Rosarioplus.com.

La nutricionista remarcó que las "enfermedades asociadas al exceso de sal o azúcar pueden ser distintas", pero ambas problemáticas son importantes en la actualidad.

"Si es una medida que colabora con la reducción de consumo de azúcar de la población, es buena y podría implementarse en el mismo sentido que está hecho con la sal", señaló Ruben y agregó: "La Municipalidad trabaja, siempre que puede, en distinto espacios comunitarios sobre la promoción de la alimentación saludable, ahí se habla del control del consumo de azúcar, sal y grasas".

La ordenanza que se sancionó en Córdoba tiene como tema central el uso responsable del azúcar y en su punto más importante equipara al azúcar con la sal en bares y restaurantes. De esta forma, ya no estará el azucarero ni los sobrecitos en la mesa, como ocurre ya desde hace años con los saleros en Rosario. Para endulzar los alimentos, habrá que pedirle a los mozos y empleados del local el azucarero.

Por otro lado, en Chile ya se vienen aplicando medidas que llevan consciencia a los usuarios: algunos productos tienen una etiqueta especial cuando poseen entre sus ingredientes altos porcentajes de azúcares, sodio o grasa. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo