Llegan los exoesqueletos para convertirse en un auténtico Hulk

Un proyecto estadounidense venderá los dispositivos en apenas dos años

La ciencia ficción casi siempre muestra los exoesqueletos como herramientas de combate. Sin embargo, es muy posible que los primeros en llegar al mercado estén dirigidos a usos industriales, como algunos trabajos especialmente exigentes y/o peligrosos. O por lo menos eso es lo que quiere esta empresa estadounidense.

Se trata de Sarcos Robotics, que lleva 25 años diseñando robots que ayuden aumentar la seguridad y productividad humana en trabajos de riesgo, y que entre 2019 y 2020 quiere comercializar tres modelos de exoesqueletos, todos ellos de uso industrial o civil para otorgar a sus usuarios una fuerza extraordinaria para levantar objetos pesados.

Los tres dispositivos han sido diseñados con una misma idea en mente, la de que los operadores humanos puedan manejarlos llevándolos encima o de forma remota. De esta manera, teniendo siempre el factor humano a la hora de tomar decisiones con los robots/exoesqueletos, se conseguirá una mayor precisión a la hora de realizar trabajos reales.

El primero de los tres proyectos que están siendo desarrollados es el Guardian XO. Se trata de un sencillo exoesqueleto industrial de cuerpo completo que permitirá al portador levantar pesos de unos 36 kilogramos sin arriesgarse a sufrir lesiones por el esfuerzo. Todo ello con un diseño sencillo con el que prometen no restringir la libertad de movimiento del operador.

Su hermano mayor es el Guardian XO Max, una exoarmadura de aspecto bastante más mecánico, y que será capaz de levantar hasta 90 kilogramos. Otra de sus diferencias frente al modelo más sencillo, es que la XO Max también podrá manejarse de forma remota con un panel de control. De esta manera, si la vamos a utilizar en situaciones especialmente peligrosas el operador no sufrirá ningún tipo de peligro.

Y en tercer lugar tenemos al Guardian GT, dos monstruosos brazos mecánicos capaces de levantar más de 450 kilogramos. En esta ocasión el piloto no iría dentro del mecanismo, sino que podría operarlo con unos controles que tiene a uno de los laterales o directamente de forma remota. Los controles serán una especie de brazos mecánicos, de manera que este modelo también actuará como una extensión de los brazos del piloto.

Estos tres modelos utilizarán una tecnología patentada programada para mantener una distancia específica para no llegar a tocar nunca el cuerpo del piloto. De esta manera quieren evitar cualquier tipo de aplastamiento accidental en caso de accidente o al ejecutar un movimiento brusco o extraño.

Sarcos Robotics pretende empezar a comercializar las versiones finales de estos tres modelos entre los años 2019 y 2020. La idea es que no todo en el mundo industrial esté automatizado con robots, y que también haya posibilidad de que los humanos sigan pudiendo realizar algunas tareas con la protección extra y fuerza aumentada que ofrecen estos exoesqueletos.

En cuanto al precio, lo único que ha dicho la empresa es que sería el equivalente al costo de un empleado que esté en el rango de los 50.000 dólares. De esta manera, pagar a empleado y robot será como pagar a dos empleados, pero con menos lesiones y una mayor productividad.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo