La silla de ruedas inteligente que inventaron estudiantes sanjuaninos

Para recibirse de ingenieros electrónicos en la Universidad de San Juan, dos jóvenes lograron que una silla de ruedas pueda "escuchar" y "ver". 

Mientras hay mucha gente que todavía no sabe de qué hacer su tesis, los sanjuaninos Martín Raschi y Lucas Zalazar la rompieron con su proyecto final. Le agregaron una interfaz de voz y un detector láser a la silla de ruedas que se venía desarrollando en el Gabinete de Tecnología Médica de la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ), permitiéndole así "escuchar" y "ver" el entorno en beneficio del usuario. 

Según explicó el secretario técnico de la Facultad de Ingeniería sanjuanina, Erick Laciar Leber, quienes usen esta silla podrían operarla a través de comandos de voz al mejor estilo Siri, lo cual es toda una novedad para el mercado. Además, el artefacto contará con un láser 360º instalado en el frente, que medirá el entorno a medida que avanza, detectando posibles obstáculos. Según lo que el sensor "vea", aumentará o disminuirá la velocidad o frenará de forma automática para proteger al usuario.

El revolucionario artefacto todavía se encuentra en estado de prototipo y se llama simplemente "Silla de ruedas comandada por voz". Su principal objetivo, según explicaron sus diseñadores, es brindar a personas con discapacidades motoras severas la posibilidad de desplazarse con comodidad, en forma independiente, tanto dentro de su hogar, como en la vía pública, sólo moviendo unos cuantos músculos del rostro.

Si bien el desarrollo está montado sobre una silla de ruedas eléctrica standard que ya se encuentra en el mercado, "su valor en cuanto a educación, desarrollo e investigación aplicada es algo que no puede medirse en términos de dinero", destacó Laciar Leber. El vehículo también contará con luces de dirección, balizas, bocina y un micrófono inalámbrico para recibir los comandos de voz.

Raschi y Zalazar no serán los primeros ingenieros en recibirse gracias a este proyecto, que existe en la UNSJ desde el año 2006 y por el cual pasaron decenas de estudiantes e investigadores. "La idea es que estos desarrollos tecnológicos que hacemos en a universidad y que ahora están a nivel de prototipos, puedan en algún momento, esperamos que en un futuro cercano, volver como resultado de nuestras investigaciones a la sociedad, que es la que hizo posible que nosotros nos dediquemos a hacer estos desarrollos", afirmó Laciar Leber.

(Télam)

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo