Drogas de diseño: cuando el problema es la falta de información

“No podemos quedarnos peleando con la droga, el problema es la modalidad de consumo”, resume la presidenta de la Asociación de Reducción de Daños de la Argentina (Arda), Silvia Inchaurraga, en medio del debate que volvió a encenderse luego de la muerte de cinco jóvenes en la fiesta electrónica Time Warp. La especialista, que hace años advierte sobre el crecimiento de las drogas de diseño y el acceso clandestino a diferentes sustancias, recalcó que lo principal es brindar información a quienes ya decidieron consumir y advirtió que en eso es fundamental el aporte del Estado.

En diálogo con Sí 98.9, Inchaurraga se encargó de aclarar que “el éxtasis en sí mismo, bajo control, no es una droga peligrosa” y contó que en países como Alemania es utilizado en terapias de pareja porque facilita el acercamiento a la otra persona. Claro que para hacer posible una realidad similar es indispensable el aporte del gobierno.

“Cuando hay apoyo de los gobiernos con pruebas de laboratorio o testeos, se reducen mucho más los riesgos porque se puede decir ‘esto no es éxtasis, no consumas’”, remarcó la presidenta de Arda, que además agregó: “Si ya la persona está decidida a consumir se necesita una prevención secundaria. Como cuando empezamos a darle jeringas a las personas que se inyectan drogas”.

En ese sentido, Inchaurraga señaló que generalmente el problema es que nunca se sabe de qué está compuesta la pastilla. Dijo entonces que el inconveniente “no tiene que ver con la cantidad (que se consume) sino con la composición química, es decir, con la calidad”.

“No hay que demonizar a la fiesta, sino garantizar el acceso a la información de la persona que ya decidió consumir”, resumió la investigadora.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo