Caminar es transpirar: la térmica superó los 40 grados

Que hace calor en verano es una obviedad. Pero que la térmica supere los 40 grados no lo es tanto. Al menos, no pasa seguido por estas latitudes

Hace tiempo los rosarinos se acostumbraron a vivir varios meses al año en un ambiente caluroso y húmedo. Algunas décadas atrás, los 30 grados marcaban una barrera a partir de la cual comenzaba el “verdadero calor”. Pero ahora el escalón está algo más arriba: que el termómetro marque 30 es “agradable” y la cosa se pone fea al rondar los 40. Cosa que está comenzando a suceder con cierta frecuencia.

Este miércoles, a las dos de la tarde, cuando el sol mostraba todo su poder en un cielo casi sin nubes, el termómetro marcó 35. Pero la térmica, ¡auch!, era bastante más: 40,5 grados.

Nadie puede asumir como normal días en los que salir a la calle es una odisea: del asfalto del centro pareciera salir humo, caminar es sinónimo de transpirar y las botellitas de agua se vuelven accesorio imprescindible para la dama y el caballero.  

Si de pronósticos se trata, los expertos del Servicio Meteorológico Nacional anticipan que podría llover hacia la noche. Y mejor no mirar la perspectiva hacia el fin de semana: cada día la temperatura máxima sube un poquito más, superando siempre los 40, claro. Con lo cual se podría esperar una térmica infernal superior a esas marcas. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo