sec-reposera

Un hombre se pasó de copas y se despertó con la cara tatuada

Como suele suceder en las películas, un señor en Gales se emborrachó (mucho) y al día siguiente se encontró con un particular tatuaje en su cara: unos lentes Ray-Ban alrededor de sus ojos. Para vos, que te quejabas de levantarte con resaca.

Hay miles de historias de personas haciendo cosas borrachos de las que se arrepienten al día siguiente. Algunas son más graves o más irreversibles que otras. La saga de películas The Hangover (o Qué Pasó Ayer) buscó recuperar algunos de los escenarios de resaca más extremos: tigres en el baño, bebés desconocidos, dientes perdidos, amigos perdidos y… tatuajes en la cara. Y este último se volvió demasiado real para un hombre del sur de Gales. No lo hagan en casa, chicos.

Cuando se despertó, después de una noche de borrachera violenta, y logró verse en un espejo, se rió: se encontró con unos lentes dibujados alrededor de sus ojos y rápidamente pensó que sus amigos se lo habían hecho con un marcador a modo de broma. Pero cuando atinó a lavarse, los lentes no se iban. De pronto, el horror: sí, era un tatuaje. 

No, el protagonista de esta historia no es un jovencito descontrolado, es un señor de más de cincuenta años que, claramente, no aprendió nunca a manejar su consumo de alcohol. A pesar de que al principio se desesperó, con el tiempo se acostumbró al particular adorno en su rostro. Pero, por respeto a su esposa e hijos, que sufrían los efectos colaterales de las constantes cargadas, decidió someterse a un tratamiento para removerse el tatuaje. Y sí. 
 

 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo