sec-reposera

Se canceló la boda, pero hubo cena y con bonus

La plantó el novio y en lugar de amargarse armó una súper cena con indigentes y gente sin hogar. Una buena idea: cero duelo, pura solidaridad

En California, una novia tuvo la noticia menos deseada: el novio se arrepintió. Pero lejos de hacer de esto un drama acorde a una novela mejicana, la familia de la joven tuvo reacción sorpresiva y desinteresada.

Cuando se enteraron apenas unos días antes de la cita que la boda no se iba a llevar a cabo, decidieron volver de esa circunstancia algo favorable, pero no para ellos, sino para los que más lo necesitaban dentro de su comunidad. Es que hubo que cancelar todo, pero lo que no se podía cancelar por el corto plazo de antelación era la comida, ya todo estaba en proceso y no se podía detener. 

¿Qué hacer? hacer la fiesta igual era una opción, pero obviamante nadie estaba para festejos. Así que por qué no dar la cena para quienes realmente la necesite. Y así fue. Ni bien surgida la idea, se pusieron en contacto con algunos refugios locales y rápidamente reorganizaron el evento.

El gesto fue muy apreciado, de hecho Kari Duane​, la mamá de la novia (Quinn de 27 años) que se puso al hombro la situación, expresó a la prensa que cerca de 90 personas disfrutaron de la comida que originariamente era para unos 120 invitados de su hija, entre amigos y familiares.

"Cuando usted está pasando por un momento difícil, un momento que es una lucha para usted, es justamente cuando se debe hacer algo diferente”, expresó la mamá de la novia. La gente que asistió expresó que fué realmente una situación inusual para ellos, algo que “realmente contrastó con su día a día".

En cuanto a la novia que no fué, optó por quedarse en casa con los amigos más cercanos para sobrellevar el momento, que más allá del giro altruista que lograron darle, no deja de ser doloroso.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo