Scioli, piquetes, y el calor hicieron del centro un caos

En la previa se sabía que el tema iba a dar para sudar, y el tiempo lo confirmó. En tan sólo cuatro cuadras se unieron los arreglos de la peatonal Córdoba, la visita del candidato a presidente del FPV Daniel Scioli, el corte de calle de la CCC y los más de veinte grados que en el centro se multiplican.

Varias familias se sentaron en la puerta de la Anses (Rioja y Sarmiento)

El primer factor para asegurar que el miércoles al mediodía el centro se transformara en un caos fue el corte de calle de la Corriente Clasista y Combativa (CCC). La manifestación frente a la sede de Anses (Rioja y Sarmiento), comenzó en la mañana, y se prolongó hasta la tarde. Bajo el lema “Ningún ajuste al pueblo”, varias agrupaciones políticas y sociales reclamaron por políticas de inclusión y trabajo.

A tan sólo una cuadra del corte organizado por la CCC, se encontraban los militantes peronistas esperando la llegada de Daniel Scioli.

El concejal electo Eduardo Toniolli hablando con las agrupaciones que se encontraban frente a Anses.

Entre bombos y cánticos en contra de los “putos radicales y los chetos del Pro”, los diferentes sectores que apoyaban al candidato kirchnerista (Supe, Sindicato Municipal, La Bancaria, etc) saltaban de alegría ante la inminente llegada del gobernador bonaerense. Provocando que la temperatura sume algunos grados en la esquina de Rioja y San Martín.

Una marea humana copó el microcentro a la espera del candidato presidencial del gobierno.

Llegando a las 13 horas, con el termómetro clavado en los 25 grados, los muchachos peronistas tuvieron que movilizarse hacia la puerte del bar El Cairo. Hubo un cambio de planes en la rutina del candidato del FPV y el contacto con la gente se llevaría a cabo en la intersección de Santa Fe y Sarmiento.

El paquetaje del bar emblemático del centro rosarino se vio invadido por la ola naranja. Banderas por todos lados, militantes subidos a las mesas y sillas del lugar, periodistas y fotógrafos utilizando sus codos como herramientas de trabajo. En pocos minutos, El Cairo se transformó en Plaza de Mayo, para fastidio de unas señoras muy coquetas que vieron arruinado su almuerzo de amigas.

Choque de culturas en El Cairo.

Daniel Scioli llegó a las 13:30, en compañía del senador nacional electo Omar Perotti. Ingresó al bar por la puerta lateral, por calle Sarmiento, ante varias decenas de reporteros gráficos que buscaban la foto del día. A paso lento, el gobernador de Buenos Aires, fue llegando al costado del escenario para hablar con la prensa.

El tumultuoso arribo de Scioli al bar, seguido a duras penas por el diputado nacional, y senador electo, Omar Perotti.

Tras media hora de conversación con los periodistas, Scioli se retiró de El Cairo por la puerta de servicio, enfrentando a la muchedumbre de frente. Con empujones y euforia, también algo de cholulaje, el candidato presidencial avanzó como pudo por calle Santa Fe, lo hicieron doblar por Mitre y terminó su recorrido al subirse a un colectivo de la línea 110, con la obvia sorpresa del chofer y de los pasajeros que a esa hora rezongaban por la pastosa dinámica del tránsito céntrico.

Por el lapso de dos horas, el micro centro rosarino se transformó en un caos. El calor se hizo sentir durante toda la jornada y provocó que peronistas y no peronistas vivieran una verdadera osadía en la zona más transitada de la ciudad.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo