sec-corbata

¿Qué hay que hacer para que el Estado despida a un empleado?

La Dirección de Vialidad provincial dejó cesantes a dos de sus jefes tras comprobar irregularidades en la gestión del combustible para las máquinas que deben reparar rutas y caminos

Dicen que el empleo público es el más estable de todos, porque el patrón -el Estado- nunca se fundirá y, por lo tanto, siempre estará. Y la estabilidad es tal que es realmente muy difícil que un trabajador resulte despedido, o cesanteado, como se dice en la función pública. Sin embargo, hay límites. Dos empleados de la Dirección Provincial de Vialidad (DPV) los conocieron.

El Ejecutivo provincial dispuso la cesantía de esos operarios jerárquicos tras haberse comprobado el faltante de 1300 litros de gasoil y la falsificación de firmas en distintos documentos utilizados para el trámite de suministro de combustible. 

El jefe de la Zonal I de Reconquista, y el jefe de la Oficina de Combustible y Lubricantes, dejarán de cumplir funciones en la repartición por perpetrar negligencias en el cumplimiento de sus labores. Además, se aplica apercibimiento a una agente por las inobservancias en sus funciones.

Todos ellos incurrieron en falta grave que perjudicaron institucionalmente al Organismo Vial ante las anomalías detectadas en la instrumentación de la metodología usada para la provisión de combustibles de uso en la Jefatura de la Zona, por el faltante de 1300 litros de gasoil y la falsificación de firmas en distintos documentos utilizados para el trámite de suministro de combustible. 

Por tanto, se dispuso la sanción a dichos empleados de la Delegación Reconquista de la DPV, a través del decreto Nº 4323, siendo la más severa de las establecidas en el régimen disciplinario de la administración pública.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo