sec-corbata

Pospusieron el desalojo de 500 familias en Sorrento y Cullen

Los vecinos de calle Sorrento, Cullen y el arroyo Ludueña se manifestaron frente a los Tribunales Provinciales en reclamo a las autoridades judiciales y gobierno provincial y municipal por un convenio para quedarse en el barrio. Este martes por la mañana cortaron calle Balcarce a la espera de novedades y pudieron presentar ante el Juzgado un proyecto de expropiación

El desenlace por el juicio de desalojo de 3.500 personas que habitan un predio privado de doce hectáreas en Sorrento y Cullen se pospuso para febrero, según determinó la Justicia este martes. Buena parte de esos ocupantes se manifestaron esta mañana frente a Tribunales, en reclamo por su derecho a la vivienda, y para evitar que sean expulsados de ese inmueble que reclama la Compañía Santafesina de Tierras desde hace quince años, y que ahora entró en etapa de juicio ejecutivo.

La audiencia programada para este martes finalmente fue postergada hasta el 15 de febrero y el probable desalojo se efectivizaría el 15 de abril, según informaron hoy fuentes judiciales. Se esperaba que allí la Compañía Santafesina de Tierras, miembros del gobierno provincial y municipal, y defensores de los vecinos buscaran llegar a un acuerdo, pero ahora tendrán que seguir en espera.

“Fue positivo porque pudimos presentar ante el Juzgado el proyecto de Ley de expropiación que se presentó la semana pasada en la Cámara de Diputados”, revelaron fuentes cercanas a los vecinos a Rosarioplus.com. La iniciativa fue presentada en la Legislatura Provincial por Carlos del Frade, del Frente Social y Popular.

Voces frente a Tribunales

Antes de la postergación un nutrido grupo de vecinos se manifestó cortando la circulación del tránsito por calle Balcarce entre Pellegrini y Montevideo, donde Analía, una vecina contó a Sí 98.9 que “trajimos la propuesta de un convenio de pago para quedarnos, no queremos que nos rebiquen”. 

La propuesta de los vecinos es pagar en cuotas, ya que, como aseguran: “somos trabajadores, tenemos Asignación Universal por Hijo, jubilación, y trabajamos con los carros, estamos dispuestos a pagar”.

Larga historia

El predio en cuestión se ubica en la prolongación de calle Sorrento y Cullen y allí habitan más de quinientas familias de distintos orígenes sociales, étnicos y culturales. La demanda por desalojo fue presentada por la empresa Compañía Santafesina de Tierras en el año 1999. 

Luego intervino la Municipalidad, que se comprometió a colaborar con los vecinos para que no queden en la calle y al mismo tiempo los ocupantes de las tierras ofrecieron pagar para quedarse con el lugar. Pero nada pasó.

Ante la falta de avances la parte demandante pidió a la Cámara de Senadores y Diputados información sobre una posible expropiación de los terrenos. Entonces la Cámara respondió que no encontraba antecedentes al respecto.

Hoy a más de 15 años de idas y vueltas, promesas incumplidas, los vecinos aseguran que ya hubiesen pagado todo el inmueble y otro igual si se hubiese permitido y existido voluntad por parte de las distintas autoridades del ejecutivo municipal, provincial y nacional para asegurarles el derecho a la vivienda.

 

 

 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo