sec-corbata

Para Reyes, esconder los zapatos y coser los bolsillos

El 5 de enero de 2006 el gobierno nacional canceló en forma anticipada la deuda con el Fondo Monetaria Internacional por valor de 9.530 millones de dólares. Para hacerlo posible, el entonces presidente Kirchner aprobó tres decretos sobre finales del 2005, los que llevan los números 1599, 1601 y 1602. El primero de los decretos ratificó la vigencia de la Ley de Convertibilidad aprobada durante la presidencia de Menem, prorrogando aquello que a juicio de este relator debiera haberse cortado de raíz en mayo de 2003 y que en cambio recién se comenzó a deconstruir en octubre de 2011.

Ese decreto creó las reservas de libre disponibilidad, las que excediesen la cobertura de la base monetaria y su uso excluyente para el pago de obligaciones con organismos internacionales de crédito. Mediante decreto 1601 el Poder Ejecutivo ordenó cancelar en forma anticipada la deuda con el FMI, sin quita ni cuestionamiento de tasas de interés aplicadas. El decreto 1602 incorporó al temario de sesiones extraordinarias del Congreso de la Nación el tratamiento del decreto 1599.

Con fecha 5 de enero de 2006, la cancelación se produjo utilizando reservas del BCRA, en aplicación de lo mandatado en el decreto 1601. El directorio del BCRA aprobó, mediante Resolución Nº 3 de ese mismo día, recibir como contrapartida -por el dinero girado al FMI en nombre del tesoro nacional- una letra de tesorería nominada en dólares estadounidenses con vencimiento el 5 de enero de 2016. Tal título generó intereses semestrales que el tesoro devengó a favor del BCRA a una tasa de interés equivalente a la percibida por esta entidad en las colocaciones a plazo de las reservas internacionales.

Sede central del Fondo Monetario Internacional en Washington, DC.

La situación actual es la siguiente: el tesoro nacional le debe al BCRA una letra de tesorería en dólares que traducida a pesos al nuevo tipo de cambio, asciende a unos 127 mil millones de pesos. El presupuesto nacional no está en condiciones de hacer frente a tal cifra que representa un monto similar a lo que se ha previsto recaudar en 2016 para el impuesto sobre débitos y créditos bancarios. Como el acreedor es una agencia del gobierno nacional eso no era problema hasta ahora, pero si lo puede ser para el futuro cercano.

Arte contable + hipoteca a futuro

Lo más probable es que, más temprano que tarde, el gobierno de Macri intente tramitar un préstamo internacional para que el tesoro nacional le pueda pagar al BCRA la letra de tesorería. En español: el BCRA verá cancelada su acreencia e incrementadas las reservas internacionales por valor de algo más de 9.500 millones de dólares. A su vez, la deuda externa, que tiene a la Administración Central del Estado Nacional como deudor, se incrementará exactamente en esa cifra. Si eso se produce la próxima noche de reyes o dentro de la cuaresma, es sólo un detalle de jerarquía temporal. Otra vez sopa.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo