Los involucrados en la muerte de Pichón Escobar seguirán presos

El juez Caterina rechazó el pedido de libertad de los cinco acusados por la desaparición y muerte del joven que había ido a bailar a La Tienda. Ordenó que esperen el juicio en sus lugares de reclusión

El juez penal Luis María Caterina dispuso que los cinco hombres involucrados en la desaparición y muerte de Gerardo Escobar, ocurrida en agosto pasado a la salida del boliche La Tienda, continúen presos en la cárcel de Piñero hasta que se realice el juicio en su contra.

El magistrado tomó esa decisión este lunes en una audiencia en la que el abogado del policía Maximiliano Amiselli –uno de los acusados- pidió la revisión de la medida cautelar por el tiempo transcurrido en prisión preventiva y que su cliente sea liberado. Como argumento extra, el letrado –Marcelo Piercecchi- remarcó que Amiselli no tenía hasta entonces ningún antecedente penal. En su reemplazo, planteó que el encierro sea domiciliario, es decir que el imputado pueda regresar a su casa de zona norte y esperar el juicio allí.

En el mismo sentido se pronunciaron los abogados de los patovicas César Ampuero y José Luis Carlino, y añadieron que de las evidencias que ha colectado fiscalía para construir la acusación, no puede probarse la participación ni el encubrimiento de ellos en el presunto crimen de Escobar. En el mismo sentido se pronunció el abogado José Luis Giacometti, defensor del policía Luis Noya, también involucrado en el caso debido a que cumplía una función de vigilancia adicional en el boliche –hoy clausurado- de Tucumán al 1100.

Los fiscales Marisol Fabbro y Rafael Coria rechazaron esas posiciones y argumentaron a su turno el trabajo realizado y los motivos por los que solicitaron en su momento la prisión preventiva para los cinco acusados.

Puesto a resolver, el juez se inclinó por el punto de los fiscales. Decidió no hacer lugar a los pedidos de libertad de los procesados y rechazó el planteo de morigeración de la prisión preventiva.

Gerardo Escobar apareció muerto y flotando en el río Paraná el 21 de agosto pasado, luego de haber estado una semana desaparecido. El 14 de ese mes había ido a bailar al boliche y desde que salió se le perdió el rastro.

Por filmaciones y testimonios, los fiscales acusaron a tres patovicas y a dos policías vinculados a la seguridad del local, que luego la Municipalidad clausuró.

Los estudios forenses sobre el cadáver determinaron que Escobar, que trabajaba como empleado municipal de Parques y Paseos, falleció por asfixia, aunque no en una situación de ahogamiento en el río. Su familia supone que el muchacho fue sometido a un submarino seco hasta morir.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo