sec-corbata

Los explosivos del hombre que la policía mató eran falsos

El hombre que la policía ultimó esta mañana (mediodía de Francia) en un barrio de París no tenía consigo explosivos auténticos, como se supuso en un principio, sino que eran réplicas similares sin ningún poder de fuego. Lo que sí era real fue el cuchillo con el que intentó ingresar a una comisaría del suburbio Goutte d’Or, uno de los más multétnicos de la capital gala.

El extraño ataque coincidió con el primer aniversario del atentado al semanario satírico Charlie Hebdo. Hasta el momento ningún grupo se lo adjudicó, sin embargo, un papel con una bandera de la organización yihadista Estado Islámico (EI) y una reivindicación escrita en árabe fueron hallados en el cadáver del atacante, de quien aún se desconoce su identidad.
El hombre, que portaba un hacha de cocina y una gran mochila con algunos cables colgando para llegó corriendo a la comisaría, donde trató de ingresar al grito de "Allahu Akbar" (Alá es grande) y fue tiroteado por los agentes que custodiaban las entrada a la comisaría del barrio de la Goutte d'Or, 

Los expertos en explosivos de la policía francesa acudieron para examinar el dispositivo que llevaba en el cuerpo el atacante, explicó el portavoz del Ministerio del Interior, Pierre-Henry Brandet, al canal BFM TV.
El cuerpo del agresor, un hombre de mediana edad y cabello oscuro, estuvo tendido en el suelo durante más de una hora en la entrada de la comisaría mientras un robot manejado por la brigada de explosivos lo examinaba.
En un comunicado, el Ministerio Público francés explicó que la sección antiterrorista de la Fiscalía de París asumido la investigación por el cargo de "tentativa de asesinato sobre personas depositarias de la autoridad pública en relación con un proyecto terrorista", consignó la agencia de noticias EFE
"Hoy a las 11.30 (7.30 de Argentina), un individuo, portador de un arma blanca de tipo carnicero y de un dispositivo explosivo falso, se presentó ante la comisaría del distrito 18, exhibió su arma y gritó 'allahu akbar' antes de ser abatido por los policías de guardia ante la comisaría", señaló la Fiscalía.

Al atacante, cuya identidad todavía se desconoce, se le encontró un teléfono celular y un papel en el que aparecía la bandera del EI y "una reivindicación manuscrita inequívoca en lengua árabe".

En una breve comparecencia ante los medios en el lugar de los hechos, el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, dijo que, "en un país con un nivel de amenaza extremadamente elevado, las fuerzas del orden están plenamente movilizadas".
 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo