sec-corbata

Lifschitz pide rapidez a la Justicia cuando hay policías imputados

El gobernador dijo que espera mayor agilidad y ejemplaridad en los fallos judiciales sobre las causas en las que hay policías imputados, sobre todo en las vinculadas con el narcotráfico

El gobernador Miguel Lifschitz cifró expectativas en que la Justicia penal resuelva con mayor celeridad las causas en las que hay policías involucrados y que recaigan sobre estos “penas ejemplificadoras”, No obstante, advirtió que los picos de violencia -cuatro homicidios durante el fin de semana largo- que se registraron en las últimas horas obedecen a un problema de otro orden que no tiene relación directa con la corrupción policial. Al respecto, aseguró que su gobierno está tomando medidas en cuanto intervenciones sociales, de manera de bajar en el año que empieza la cantidad de asesinatos cometidos por motivos de conflictos interpersonales, que son los más abundantes.

El titular del Ejecutivo provincial brindó estas declaraciones este lunes en la sede del Nodo 4, en la delegación de Gobernación, al inaugurar un ciclo de encuentros periódicos con la prensa local. Al ser consultado sobre la política de su gobierno frente al accionar del narcotráfico y sus consecuencias, Lifschitz dijo: “Incrementamos los mecanismos de control en diversos puntos de las principales ciudades y de la provincia, y de manera sorpresiva, en todo el territorio. El propio ministro (Maximiliano Pullaro) lo hace en persona, hasta los funcionarios políticos a cargo. Hemos tenido reuniones con el Ministerio Público de la Acusación, con los fiscales regionales. La idea es que la Justicia penal debe actuar mucho más rápido y de manera efectiva en los casos que involucran a funcionarios policiales. Que esas causas avancen más rápido y con penas ejemplificadoras, y también en cuanto a reformas de procedimientos y estructuras en la capacitación de los cuadros intermedios, que son medidas de mediano y largo plazo”. 

Por otra parte, se mostró preocupado por la suma de homicidios con la que está cerrando el año que se va, 227 casos hasta hoy. “Es un tema muy complejo, vamos a terminar el año probablemente con una cifra ligeramente inferior a la del año pasado, pero no todo lo que quisiéramos. La situación preocupante”, reconoció.

Lifschitz dijo que en los últimos días ordenó “aumentar la presencia policial en la calle. Controles permanentes en rutas, accesos viales, y también dentro de las grandes ciudades. Obviamente, eso no evita las situaciones de violencia que tienen que ver con ajustes de cuentas, violencia interpersonal, conflictos barriales o familiares, que han sido la causa de los homicidios de los últimos días”, distinguió.

Con todo, el mandatario afirmó que “la acción a llevar adelante debe ser más profunda, ya la estamos implementando y no veremos resultados en lo inmediato. El objetivo es que en el curso del año próximo empecemos a bajar  los niveles de violencia interpersonal en barrios que tenemos detectados como difíciles. En Santa Fe también, y por otro lado, avanzar con medidas estructurales: reformas policiales, mejoras de la capacitación, mejoras en herramientas de inteligencia criminal, incorporación de tecnología”.

En conclusión, el gobernador consideró que 227 homicidios en un solo departamento es “una cifra altísima” en la que la mayoría de las víctimas son “varones jóvenes, asesinados en ajustes de cuentas en los que algunos tendrán que ver con el narcotráfico y otros no. La conflictividad y violencia territorial es nuestra principal preocupación, y lo abordamos no sólo desde la seguridad sino también desde lo social”. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo