sec-juego

La dirigencia leprosa se reúne con la oposición

La comisión directiva de Newell’s Old Boys convocó a una reunión con los máximos referentes de las agrupaciones opositoras para tratar el futuro institucional de la entidad del Parque Independencia, luego de otra derrota en el clásico y ante la previsible partida de Lucas Bernardi como director técnico. Seguramente allí se definirá si se adelantan las elecciones, previstas para diciembre de este año. Y no sería de extrañar que el oficialismo también anuncie que no se presentará en esos comicios.

La salida de Bernardi no sorprende en absoluto. El DT tenía poco crédito, que terminó de agotarse ante una nueva derrota en el clásico. Ahora, Roberto Sensini, director general del fútbol rojinegro, deberá designar un técnico interino para que dirija el miércoles a las 17 frente a Racing en el Marcelo Bielsa. Esa responsabilidad recaería sobre Juan Pablo Vojvoda, DT de la reserva, o Carlos Picerni, coordinador de las inferiores y quien ya dirigió ante Boca el año pasado, luego de la salida de Américo Gallego.

El uno x uno leproso

Ezequiel Unsain: tuvo varios errores de cálculo en el juego aéreo. Le sacó una buena a Giovani Lo Celso en un tiro libre. No tuvo responsabilidad en los goles canallas. Los palos estuvieron de su lado.

Franco Escobar: su expulsión terminó de inclinar la balanza a favor de Central. Hasta ese momento, había tenido un partido discreto.

Sebastián Domínguez: gran responsable de la derrota leprosa. Pifió feo en el primer gol y descolocó al resto de sus compañeros. Cuando Newell’s achicó hacia delante tuvo enormes problemas para controlar a Marco Ruben y Marcelo Larrondo.

Marcos Cáceres: pasó de jugar como volante central en San Juan a desempeñarse como stopper izquierdo en el clásico. Y terminó de lateral derecho. Demasiados cambios de posición para un jugador que está lejísimos de su mejor nivel.

Luis Advíncula: tuvo una buena participación en los primeros 45 minutos. Después se apagó como el resto del equipo y fue reemplazado.

Fabricio Formiliano: siempre bien ordenado. Jugó mejor de volante que de central. Debutó en un partido más que bravo y no desentonó.

Emanuel Insúa: uno de los pocos que estuvo a la altura del partido. Metió, anticipó varias veces y trató de aportar en el escaso juego ofensivo del equipo.

Mauro Formica: lo mandaron a marcar y, lógicamente, en esa función no cumplió. Tampoco pudo hacerse de la pelota y generar juego. Dio la sensación que tampoco está en plenitud.

Lucas Mugni: una máquina de perder pelotas y de desperdiciar acciones de balón detenido. Es cierto que logró robar un par de veces, pero siempre decidió mal y los ataques se diluyeron.

Maxi Rodríguez: no fue delantero ni volante. Tampoco el referente que el equipo necesitó en cancha. Prácticamente no entró en juego. Igualmente, su salida en el final del partido para que debutara el juvenil Héctor Fértoli no tiene demasiadas explicaciones.

Lucas Boyé: obligó mucho en el primer tiempo. Peleó en soledad y fue el único que generó algo de peligro. Pero en el complemento se desinfló y dejó de gravitar. No lo acompañaron nunca.

Denis Rodríguez: trató de darle algo de dinámica y claridad al equipo.

Ignacio Scocco: tuvo un par de arranques interesantes apenas ingresó, después cayó en la intrascendencia del resto.

Héctor Fértoli: un debut en un momento inoportuno.

Lucas Bernardi: el planteo de la primera parte incomodó a Central, pero el equipo no tuvo recursos para cambiar cuando el Canalla agarró la pelota en el complemento y le dio destino más claro. Tardó en hacer los cambios cuando el partido pedía variantes en el mediocampo leproso. Cuando reaccionó, ya era tarde.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo