sec-corbata

El cierre de Ar Zinc complica feo a Fray Luis Beltrán

La intendenta Liliana Canut acude a la Provincia porque la caída de su principal contribuyente hace peligrar el pago de sueldos al personal municipal. Encima, la pérdida de esa fuente laboral impactará en la economía de esta ciudad del cordón industrial 

La primera consecuencia que produce el cierre de Ar Zinc, en Fray Luis Beltrán, es el desempleo de 420 trabajadores. La segunda, es el descalce financiero de esa municipalidad, al perder a su contribuyente más importante, a razón de 480.000 pesos mensuales que tributaba en concepto de Derecho de Registro e Inspección (Drei). Dos impactos que resentirán la actividad económica de esta ciudad del departamento San Lorenzo, tal como lo vaticinó a Rosarioplus.com la intendenta municipal, Liliana Canut.

"Este es un municipio endeudado, y todos los meses nos representa un gran esfuerzo pagar los sueldos. Ahora será peor", se alarmó la jefa municipal. Ar Zinc no pagó el Drei ni las tasas de enero, y se descuenta que tampoco lo hará con las de febrero. Para dar dimensión sobre la incidencia del aporte de la fábrica de zinc electrolítico y ácido sulfúrico que la multinacional Glencore hizo caer, Canut reveló que la masa salarial de los 220 empleados municipales representa unos 2 millones de pesos, de los cuales aquello representaba todo un cuarto.

Canut, que revista en la UCR, apeló al gobierno provincial para obtener un salvavidas financiero que le ayude a afrontar el pago de sueldos. “Venimos hablando con el ministro (de Trabajo, Julio) Genesini, quien está al tanto de toda la situación, y me aseguró que era llamativo que la empresa nunca acudiera a la Provincia, directamente dialogó con el Ministerio de Trabajo de la Nación”. Y según Daniel Santillán, del Sindicato de Trabajadores Químicos y Petroquímicos, ese contacto de la patronal con la cartera nacional fue sólo para comunicar su decisión de cerrar. 

Canut detalló que “el municipio siempre tuvo buena relación con la empresa, y tenemos conocimiento de que hace tiempo tenía pérdidas”. Ésta dejó de funcionar el 1º de diciembre, y en enero el gerente se reunió con Canut para contarle la situación, de que “un horno madre se había roto y era imposible su refacción”, relató la jefa municipal.

Canut cifró esperanzas en que surja algún interés empresario para tomar la planta y comprar el negocio a Glencore, de manera de salvar la fuente laboral. 

Este viernes los municipales se adhieren a la asamblea de los empleados de Ar Zinc, en solidaridad con su situación. Serán informados en detalle sobre la reunión mantenida el jueves entre las autoridades de la empresa, los sindicatos y el Ministerio de Trabajo de la Nación.

 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo