sec-corbata

Debe 37 mil pesos por mal estacionamiento y pide ser perdonada

Una mujer que padece de obesidad y tiene prohibido caminar acumuló una cuantiosa deuda por estacionar su auto en la puerta de su casa. Pide compasión a la jueza de faltas

Una rosarina adeuda más de 37 mil pesos en infracciones de tránsito por mal estacionamiento, pero asegura que por su condición física -padece obesidad- no puede dejar el auto lejos de donde vive o trabaja, y pide que se le perdone la deuda o, en todo caso, se le ofrezca un plan de pago accesible para sus ingresos. Abrió una petición en change.org donde busca recolectar adherentes a su pedido.

Valeria Pinto es una madre soltera que padece de obesidad, y se enteró recientemente que adeuda al fisco más de 37 mil pesos por mal estacionamiento. Por su enfermedad, está imposibilitada de caminar, por lo que su medio de transportarse desde su hogar al trabajo es su auto. 

Las multas, por $37.142 que adeuda desde 2013 ( año en que se estableció el estacionamiento medido), son por estacionar frente a su casa por avenida Pellegrini, y unas pocas por estacionar frente a la Maternidad Martin al llevar a su hijo y en la Terminal de Ómnibus, lugar donde trabaja.

La jueza de faltas del Distrito Centro, Vanesa Hortal, le exigió que realice un plan de pago en cuotas para cancelar su deuda, pero es un gasto que adujo no poder afrontar, por lo que reclamó consideración para ser eximida del pago, o un plan de cuotas mas accesible, lo que hasta ahora le fue negado.

En diálogo con Sí 98.9 Valeria aseguró que con su salario debe mantener sola a su hijo de un año y medio. “De casualidad llego a fin de mes y el plan de pagos, que estoy dispuesta a pagar, exige 18 cuotas de $3700, pero no tengo ese dinero”.

Aclaró que cuenta con el certificado de discapacidad correspondiente por “anormalidades de la marcha y la movilidad”, con el cual puede realizar un trámite para obtener la señalización de discapacidad para poder estacionar su auto. Sin embargo, sin un libre deuda no lo obtendrá. Además, apuntó que su condición le entorpece la posibilidad de hacer los trámites. “Me cuesta porque me piden un montón de análisis y papeles, que no tengo el físico ni el tiempo para hacer”.  

Según Pinto, la jueza de faltas le “exige” que ponga las monedas en el estacionamiento medido. “Y yo tengo la intención, pero para eso debo caminar desde el auto hasta el parquímetro, y le dije que no es rebeldía, los médicos no me dejan caminar trechos ni estar parada”.

Incluso, Valeria advirtió que para concurrir a la cita con la jueza de faltas en el Distrito Centro, debió enfrentarse a un calvario: “Tuve que dejar el auto en un estacionamiento por calle Salta, tomarme un taxi que me dejó en la puerta de Wheelwright, y cruzar la avenida, y cuando le expliqué que no puedo caminar, y me tuvieron que ayudar unos peatones, no le importó”.

Por último, Pinto aseguró que “si pudiera tener una cuota mucho mas larga pagaría (la deuda), pero no tengo el dinero para afrontarlo”.  

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo