sec-reposera

Bromas bobas y de las otras en el Día de los Inocentes

Tres ejemplos son suficiente prueba de que hasta los famosos -y no tanto- suelen mostrar la hilacha en el momento menos pensado, como en el Día de los Inocentes, por ejemplo

La explicación religiosa del Día de los Inocentes -al menos en la tradición católica- tiene un motivo trágico, pero a través de los años este festejo cada vez menos popular fue haciéndose ocasión propicia para las bromas, a veces inocuas, hasta simpáticas, podría decirse, y otras definitivamente pesadas y de mal gusto. 

En esta edición 2015 de la polémica celebración, la sarta de picardías y mentiras se renovó con éxito dispar. Y en algunos casos, claro, los protagonistas no son completos desconocidos.

La novia de El Tirri, por caso, tuvo la ocurrencia de largar en las redes que estaba embarazada. Y no era cierto. Primero publicó: “¡4 meses esperando mi bebita! ¡Ya era hora de gritarlo! ¡Lindas sensaciones! Ansiosa #BuenDia”, publicó “Mimi”, tal como se la conoce a la novia dominicana del primo de Marcelo Tinelli. Y le agregó varios emojis y caritas y toda clase de íconos que adornaban la mentirita.

Empezaron a llegarle felicitaciones y tías emocionadas, y la muchacha empezó a preocuparse. Había llegado demasiado lejos.

Los programas de chimentos y las revistas ídem se lo tomaron en serio y ya era uno de los titulitos de portada para las horas televisivas de la tarde veraniega. Entonces vino la desmentida, a su manera claro:

El rosarino que juega de carrilero izquierdo de River Plate, el ex Newell’s Leonel Vangioni, estuvo pesadito, y hasta funesto. No tuvo mejor idea que hacerle creer a su familia que justo hoy había fallecido ¡su padre!

La idea de Vangioni se supo por su hermana Samanta, que lo comentó en Twitter.

Mientras tanto, en tierras catalanas, Lionel Messi y sus amigos se divierten barato, al punto de parecer unos pibes de escuela secundaria. Lo tomaron de punto al más nuevo del equipo blaugrana, Aleix Vidal, recién llegado desde el Sevilla.

Aquí la inocentada consistió en que vino uno por atrás y lo palmeó afable, pero más falso que moneda de plástico. Y al palmearlo le dejó pegado sobre la espalda una figura del “santo de los inocentes”. Y el buenudo de Vidal -su cara lo confirma- salió a la cancha a entrenar así mientras sus compañeros, los “vivos”, se reían a escondidas. Después de la vigésima risotada, Aleix intuyó que el motivo de la hilaridad no era otro que él mismo, así que por fin se dio cuenta. Se lo tomó con humor y posó para la foto que pronto echó a rodar en las redes sociales.

En el video que sigue podés ver el momento en que el jugador descubre la broma rodeado de sus compañeros. Incluso Javier Mascherano lo curte un poco. No así Messi. Lionel permaneció indiferente al jolgorio y conversando con Luis Suárez. Claro, ellos hacen los goles mientras los demás pavotean.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo