Quería teñir un huevo y se tiñó la cara

Hacer manualidades suele ser un gran divertimento para los más chicos. Claro que en esa experimentación que es el trabajar con lápices de colores, pinturas y fibras, suelen quedar manchadas paredes, mesas, ropa, entre otras cosas. 

Este caso, en el que un pequeño intenta teñir un huevo con motivo de la celebración de pascua, no fue la excepción, pero lo que quedó pintado es la cara del niño que luego de unos instantes de susto sólo quiso seguir jugando.  

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo