sec-reposera

Planes para solos, novios, maridos, amigos y amantes en San Valentín

Llega una de esas fechas en las que parece una obligación hacer “programa”. Acá, una arbitraria lista de opciones para disfrutar el catorce de febrero, aptos para todos los gustos, los estados civiles y los bolsillos

Se viene San Valentín, el Día de los Enamorados, o como quiera que se le diga. Ese día en el que amar, odiar, sufrir... da lo mismo. A pesar de ser una tradición de peso en Estados Unidos e Inglaterra, por esas cosas de la globalización y de buscar ganchos para el comercio, esta movida fue de a poco calando hondo en nuestras tierras. Hoteles, restaurantes, cines, florerías, y demás rubros esperan con ansias el 14 de febrero, anunciando promos, descuentos, menúes especiales, llenándose de promos y descuentos. 

Y sí, quizás suene a un día capitalista horrible y Facebook se llene de ilusos que se comparten canciones de Sabina. Pero hay que sobrevivir

Para los que evitan los planes tradicionales (esos seguro ya reservaron hace tiempo en un restó cool), para todo el resto, sean solteros empedernidos expertos en Tinder o casados felices expertos en rutina, para los noviazgos consolidados y para los que recién arrancan, para los amantes de trampa, para los corazones rotos y los corazones: acá va una arbitraria lista de recomendaciones para “disfrutar” el catorce de febrero, aptas para todos los estados civiles, todos los gustos y todos los bolsillos.

1) Juntarte con amigos y/o amigas a un anti-San Valentin

Algunos se toman muy en serio la militancia contra el día de los enamorados. Por algún extraño motivo. Si ese es tu caso, entonces puede ser una buena oportunidad para organizar tu primera fiesta/juntada anti-San Valentin. Es que es algo que existe en serio. En algunos lugares del mundo, son un clásico de los 14 de febreros. ¿La idea? Juntar gente soltera, un poco enojada, hacer juegos, escuchar música y celebrar cuánto mejor es el mundo sin una pareja.

2) Maratonear serie en Netflix

Es domingo, además de ser San Valentín. No querés ni entrar a las redes para no ver el torrente de posteos dedicados. Querés seguir viendo tu serie favorita pero te pone un poco mal la historia de amor protagónica. Navegás en Netflix y todo es especial romántico. Pero hay algunas series que podés ver sin acordarte de lo solo/a que estás: Game of Thrones, Jessica Jones, Narcos, o cualquier otra donde haya mucha acción y poca cursilería. Es más, se estrena capítulo nuevo de The Walking Dead, agendalo.


3) Hacer skydiving

Te separaste hace una semana. Estás en ese estado de adormecimiento en que no entendés nada, o a lo mejor te duele todo y no podés parar de llorar. Encima llega San Valentín y todos felices posteando selfies de sus cenas románticas. ¿La solución? Hacer skydiving. ¿Cómo? Sí, tirate en caída libre desde un avión. El sacudón al cuerpo, el grito, la experiencia… ideal para pasar un domingo 14 de febrero olvidándote de todo. Implica un presupuesto pero quién te quita lo volado. Sí, se puede hacer en Rosario. Y subís la selfie, claro, para demostrarle a todos que estás volando de felicidad. O algo así.

4) Salir de joda el sábado

Si estás en situación de querer beber para olvidar el mismísimo hecho de que el amor existe, se complica hacerlo el mismo 14 de febrero porque es domingo. Y el lunes no es feriado. Por eso, ¿qué mejor que organizar una salida con excesos el sábado a la noche para pasar el día de los enamorados demasiado ocupado lidiando con la resaca como para acordarte que estás solo? Y si no sos de tomar, acostate cuando el sol ya haya salido y te pasás el domingo durmiendo.

5) Ir a la cancha o juntarte a ver el clásico

A lo mejor vos estás en una de esas parejas de fanáticos futboleros y, si comparten pasión por el mismo equipo local, el clásico puede ser algo para compartir. Parejas de canayas pueden ir a la cancha y a quién le importa San Valentín ni el amor… obvio, lo primero es el amor por Central. Parejas de leprosos pueden juntarse a ver el partido, solos o con amigos, y otra vez, a quién le importa el amor que no sea el amor por Newell’s. 

Bueno, no siempre todo sale como se esperaba. En caso de que tu equipo resulte perdedor del clásico y tengas el corazón roto a pesar de estar acompañado/a en la vida, podés aprovechar esa compañía y ahogar penas juntos. O podés ir a emborracharte con amigos y olvidar, como se olvida un amor no correspondido. Importante: si vos y tu pareja son de equipos contrarios, sería recomendable quizás no comunicarse en todo el día. Tampoco para terminar el día de los enamorados con una ruptura.



6) Hacer especial de películas nominadas a los Oscars

Especial para parejas cinéfilas o parejas largamente casadas y escasas de ideas. Si no les interesa demasiado el circo de San Valentín y prefieren el perfil bajo, hacer una noche de películas puede ser un buen plan. Como para meter una temática y no caer en el lugar de “y ahora qué miramos”, se puede optar por ver las pelis nominadas a los Oscars. ¿Lo bueno? En general, ninguno es un film de amor meloso.

7) Ir a pedalear a la calle recreativa

Para las parejas en concubinato o casadas, que se acordaron que eran San Valentín leyendo el diario a la mañana, no estaría mal cambiar un poco la rutina y cambiar los mates del domingo en la cama por una salida juntos al aire libre. El circuito de calles recreativas permite andar en bici, caminar, correr, andar en roller, skate, lo que tengas ganas. Además, hacer un poco de ejercicio no le viene mal a nadie. Gratis y apto para parejas con hijos. Ojo que por el clásico, hay algunas calles cambiadas, atenti.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo