sec-reposera

Piensan en murciélagos para combatir el mosquito del dengue

El Programa de Conservación de Murciélagos de Uruguay le propuso a los intendentes de la región el uso de murciélagos para combatir al mosquito transmisor del dengue, Aedes aegypti. En Rosario, la población de mamíferos voladores es grande, pero no es una de las razones por las que la enfermedad no se propagó masivamente en la ciudad.

"Sería un complemento de otras medidas", afirmó Enrique González, presidente del Programa de Conservación de Murciélagos de Uruguay, en diálogo con Sí 98.9. Según explicó el especialista, el aumento en la población de mamíferos voladores no garantiza eliminación del vector transmisor del dengue, pero sirve para complementar otras políticas de prevención.

"Los murciélagos son los principales controladores de las poblaciones de distintos insectos nocturnos", comentó González y agregó: "Ofreciéndole refugios artificiales a los animales es posible incentivar su radicación en esos lugares".

El presidente del Programa de Conservación de Murciélagos de Uruguay contó que los quirópteros se radican en los diferentes lugares en busca de comida y refugio. En el caso de Rosario, como otras grandes ciudades, el alimento sobra pero escacean sitios para esconderse de día.

Una vez que los refugios artificiales son instalados, "habría que estudiar qué porcentaje de Ades comen y cuánto benefició la implementación del asentamiento". "Más refugios aumentaría su población", admitió el especialista.

En cuanto al mito de que los murciélagos transmiten rabia facilmente, Enrique González remarcó: "No hemos tenido un solo caso de rabia transmitida por el animal".

"Los murciélagosno son malos ni peligrosos", concluyó el presidente del Programa de Conservación de Murciélagos de Uruguay.

En el caso de que Rosario aumente su población de murciélagos, ¿tendremos que recurrir a otro animal para que bajen las colonias de estos mamíferos?

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo